Comunicados
Tipografía

Cerrar el paso a la impunidad anticomunista



El crimen de los hermanos José Antonio y Luz Ángela Anzola Tejedor el 5 de marzo en la vereda El Gobernador del municipio de Mesetas, departamento del Meta, señala un nuevo episodio de revictimización de militantes comunistas en el marco de la lucha por consolidar un Acuerdo de paz histórico. A un año del asesinato del joven comunista Klaus Zapata en el municipio de Soacha, Cundinamarca, y de decenas de crímenes de compañeros de Marcha Patriótica, de Unión Patriótica, de Congreso de los Pueblos, de activistas sindicales, agrarios y defensores de derechos humanos no estamos ante hechos aislados, no sistemáticos o carentes de un plan y un direccionamiento intencionado.

Los hermanos Anzola Tejedor son parte de una familia campesina de arraigo reconocido, integrantes de organizaciones sociales y miembros de una familia de tradición comunista. Un crimen programado, con pocas horas de diferencia no es resultado del azar. Asombra el expediente de los sicarios enmascarados que se auto proclaman como “disidentes” de un frente de las Farc, la ejecución de Luz Ángela delante de sus hijos y demás familiares y, más grave aún, el informe público de la Policía Nacional del departamento del Meta que presenta estas ejecuciones como el homicidio de dos ladrones que habrían ido a robar a una finca. Esta grosera e irresponsable aseveración por cuenta de un organismo del Estado indica encubrimiento, tergiversación de los hechos y justificación de un claro crimen político que atenta contra el proceso de implementación de la paz.

Es evidente que los aparatos paramilitares están desplegados alrededor de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización ZVTN y que no son objeto de represión por la Fuerza Pública, pese a las denuncias ante el Consejo de Seguridad que tuvo lugar el 1 de marzo en Jardín de Peñas, Municipio de Mesetas. El plan paramilitar de importar el terror en áreas rurales del proceso de paz no es inocente ni espontáneo, hace parte del Plan Victoria de contrainsurgencia que busca el aislamiento de las ZVTN y prepara el ambiente para nuevas agresiones por fuera del cese al fuego bilateral y definitivo.

El Partido Comunista Colombiano exige:

-       la más completa investigación por la Fiscalía, que tome como base los antecedentes de persecución y exterminio de que han sido víctimas activistas sociales en la región;

-       el cumplimiento del mandato constitucional que obliga al Estado a proteger a los ciudadanos/as sin excepciones;

-       la acción para desmantelar los grupos paramilitares y terminar con toda forma de complicidad y/o encubrimiento;

-       la intervención de la Procuraduría sobre las informaciones irresponsables de la Policía Nacional en el departamento de Meta acerca de tan doloroso crimen;

-       unir todos los esfuerzos de Estado y la sociedad para detener el exterminio de la izquierda y el paso decisivo a la No Repetición.

Partido Comunista Colombiano
Jaime Caycedo
Secretario General
Bogotá, marzo 7 de 2017