Comunicados
Typography

El más reciente pleno del Comité Central del Partido al señalar con claridad el carácter reaccionario del nuevo gobierno, ya evidente en la conformación de su gabinete y sus principales proyectos económicos en marcha, la ausencia de compromiso con la implementación del acuerdo de paz y su provocadora política exterior; reafirmo como prioridad la orientación política de amplia convergencia por la paz y la democracia, reconociendo el significado de los avances electorales logrados tanto en las elecciones parlamentarias como en las presidenciales.



Estamos en el despliegue de una nueva situación en la cual la organización de la más amplia y unitaria resistencia social y política en defensa de la vida, los acuerdos de paz,  los recursos  naturales, la soberanía y los derechos de los trabajadores, debe fortalecerse como parte de una perspectiva política de alternativa de gobierno y poder democrático para Colombia.

Avances como la conformación de una representativa bancada alternativa, el respaldo ciudadano a la consulta anticorrupción y los anuncios de varias jornadas de paro y de protesta, hacen más apremiante consolidar el proceso de unidad entre las diversas organizaciones, procesos y movimientos ciudadanos que hemos venido coincidiendo en la Colombia Humana y la gran Convergencia por la Paz y la Democracia.

Sin duda alguna las fuerzas de la izquierda y de los movimientos revolucionarios han constituido un factor aportante al desarrollo de los procesos de convergencia en curso. De hecho, ninguno de estos pasos en donde se han ido reagrupando las fuerzas del pueblo hubiera tenido tan vertiginoso avance si no existiera el nuevo contexto histórico de un Acuerdo de Paz y de solución política, en el que FARC y otros sectores de la izquierda han contribuido para crear una nueva situación en el país y una nueva esperanza a los cambios profundos en la sociedad colombiana.

Los comunistas miramos con optimismo los avances en convergencia y el espíritu de unidad que ha inspirado este momento de la vida política. Comprendemos, así mismo, las limitaciones que en temas programáticos y de confrontación al régimen hegemonizado por la ultraderecha y controlado por el gran capital financiero y transnacional, representa en la actualidad este proceso. Construir un proyecto de convergencia con características estratégicas que cuestione de fondo una perspectiva en el mediano y largo plazo hacia transformaciones democráticas avanzadas y anticapitalistas, sigue siendo un propósito al que no renunciamos.

En el nuevo espacio de convergencia que se ha empezado a construir, pueden confluir varias personerías jurídicas, sin que ninguna pretenda absorber y/o disolver a las demás. Ese nuevo espacio es el resultado de un esfuerzo común, lo que no excluye que puedan existir de acuerdo a cada territorio, reagrupamientos parciales siempre y cuando comprendan el sentido estratégico de la unidad y del actuar coherente y conjuntamente por los objetivos comunes.

En esta dirección, saludamos la reciente constitución de la Mesa de Facilitación de la Unidad Democrática como espacio inicial de articulación para consensuar actividades y posiciones conjuntas y proyectar la participación en las elecciones locales de los sectores alternativos y de oposición. Espacios e iniciativas de este tipo se vienen desplegando en varios territorios y deberían fortalecerse en cada municipio y departamento, conforme a sus realidades y contextos, pero manteniendo siempre el espíritu amplio y alternativo.

Sobre la base de esta valoración del proceso político en curso, el Partido y la Juventud Comunista respetamos, saludamos y esperamos que el evento nacional a realizarse en Bogotá este sábado 22 de septiembre, por sectores de la Colombia Humana, bajo el liderazgo del compañero Gustavo Petro y la Compañera Ángela María Robledo, contribuya al avance de la unidad de las fuerzas alternativas.

Como defensores históricos de una apertura democrática que garantice la pluralidad y los derechos políticos plenos a todos los ciudadanos, consideramos legítimos sus reclamos a favor de un reconocimiento jurídico para su movimiento, así como la lucha que nos une por una reforma política electoral democrática. No participaremos como delegados ni fundadores en este evento, pero si oficialmente lo haremos con una representación colectiva en calidad de invitados, junto a la Unión Patriótica.

Proponemos a todas las organizaciones y procesos sociales y políticos que ya hacen parte o se están integrando al proceso de construcción de la Convergencia por la paz y la democracia a promover en todos los ámbitos territoriales espacios de deliberación y construcción unitaria, que integren, entre otros temas:

-  La elaboración popular y participativa de programas de gobierno municipal y departamental que enriquezcan y desdoblen los ejes temáticos que hicieron parte de la campaña presidencial en cada territorio.

- La discusión y definición de mecanismos democráticos para la selección de candidaturas y listas unitarias y de coalición a gobernaciones, alcaldía, asambleas, concejos y JAL.

Como partido en cada comité departamental, distrital y local debemos contribuir y agilizar la definición de pre candidaturas de la Unión Patriótica que puedan posteriormente integrar posibles listas de coalición.

- La defensa irrestricta de la vida y del cumplimiento pleno del acuerdo de paz, así como la exigencia de la continuidad del diálogo, el cese al fuego bilateral y la solución política con el ELN.

- La resistencia y la movilización popular en contra de los proyectos de reforma y recorte a los derechos sociales anunciados por el nuevo gobierno.

- El rechazo frontal a los anuncios de intervención militar en Venezuela y defensa irrestricta de Latinoamérica y el caribe como un territorio de paz.

Comité Ejecutivo Central
Partido Comunista Colombia
 
Bogotá, septiembre 19 de 2018.