Internacional Comité Central
Tipografía

La exsenadora, integrante de la Dirección Nacional del Partido Comunista Colombiano y de la Marcha Patriótica, resaltó que con la amenaza al Gobierno Bolivariano, Estados Unidos busca desmoronar la nueva arquitectura mundial antihegemónica puesta en marcha con las iniciativas integracionistas propuestas por Hugo Chávez.



La lideresa colombiana Gloria Inés Ramírez se encuentra en Caracas para participar en el evento Todos Somos Venezuela, Diálogo Mundial por la Paz, la Soberanía y la Democracia Bolivariana que se desarrollará desde hoy al 19 de septiembre en las instalaciones del Teatro Teresa Carreño.

La exsenadora, luchadora social, integrante de la Dirección Nacional del Partido Comunista Colombiano (PCC) y de la Marcha Patriótica resalta que quienes han venido a la cita acudieron a esta convocatoria “con la plena convicción de que aquí en Venezuela se juega la paz de América Latina y por ello debemos apoyarla”.

“No solo la paz, se juega para todo el mundo la posibilidad real de poner en práctica un proceso de desarrollo alternativo al proyecto neoliberal y por eso el imperialismo trata de arrasar esta esperanza”, prosiguió.

“En nombre de los colombianos y colombianas, del pueblo colombiano, venimos a decir que Venezuela no está sola y lamentamos mucho que las élites que hoy gobiernan nuestro país no retribuyan los esfuerzos del comandante Hugo Chávez, junto a Fidel Castro, para que Colombia pasara de la guerra a la paz”, añadió.

“Toda esa propuesta lleva la impronta de Chávez, de un mundo multipolar y antihegemónico. Todos los que queremos una América Latina donde exista mayor igualdad, respeto, justicia social, democracia, estamos hoy en Venezuela y con Venezuela, junto a su clase trabajadora, junto a su pueblo, porque aquí los que gobiernan en la Casa Blanca no tienen moral para hablar de democracia y derechos humanos cuando ellos han propiciado golpes, invasiones, para tumbar gobiernos electos por el pueblo”, enfatizó.

Contra La alba y los brics

Para la experta dirigente política, EEUU pretende socavar con esta agresión a la Revolución Bolivariana, la nueva arquitectura mundial antihegemónica, que tiene su epicentro en organismos como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en su interacción con otros bloques como los Brics.

En ese sentido, Ramírez ve de manera muy positiva la medida adoptada por el Gobierno Bolivariano de iniciar la comercialización del petróleo en monedas distintas al dólar y se inicie de este modo una posibilidad de consolidar un modelo financiero que permita a los pueblos mayor independencia del sistema dominado por la Reserva Federal de EEUU.

La lucha continúa

Refiriéndose al proceso de su país, advirtió que el movimiento popular continúa exigiendo al Gobierno de Juan Manuel Santos que cumpla con los acuerdos. “Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han cumplido su parte, pero solo les pedimos a los organismos, a los políticos de otras partes del mundo que no crean lo que dicen los medios de la burguesía. Que vayan a las zonas veredales y vean que el Gobierno no ha cumplido su parte. Hasta ahora han asesinado a 12 excombatientes de las FARC y a 14 de sus familiares; más de 150 dirigentes sociales. Demandamos al Gobierno colombiano que cumpla a plenitud el acuerdo y que garantice la seguridad de los líderes, que permita crear condiciones para la acción política y acabar con el paramilitarismo”, reiteró.

“La dejación de armas no implica la dejación de la lucha. La FARC sigue combatiendo por la justicia social y por un verdadero cambio democrático en Colombia”, resaltó.

“En la actualidad hay una fuerte discusión en el Congreso y en la sociedad colombiana. El Gobierno quiere negar que hay paramilitarismo, dice que no, que hay bandas criminales organizadas. Eso no es cierto, informes demuestran que el paramilitarismo hoy está en auge en Colombia y eso es necesario asumirlo para que también se consolide la paz”, argumentó.

Además saludó el acuerdo del alto al fuego unilateral propuesto por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y dijo que la mayoría de los colombianos espera que el Gobierno de Santos la convierta en bilateral para poder proseguir las negociaciones y alcanzar la paz completa.

Unidad frente a la amenaza

Sobre las próximas elecciones presidenciales en Colombia, Ramírez expresó que la izquierda colombiana, los partidos y movimientos progresistas, que ya tienen sus candidaturas como la de Clara López, Gustavo Petro, Piedad Córdoba, están en conversaciones para lograr una metodología que les permita alcanzar la unidad para ir como un solo bloque a enfrentar a la derecha.

“Debemos estar unidos y garantizar el pase a la segunda vuelta; si gana el uribismo, los acuerdos de paz serán revertidos y se corre el riesgo de retroceder en lo que ya hemos logrado”, alertó.

Democracia y más democracia

La dirigente revolucionaria, que es además la encargada de RRII del PCC, señaló que en Venezuela hay una verdadera democracia. “Vimos con agrado la participación de la gente en la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Venezuela necesita una nueva Constitución para la nueva coyuntura. También en Colombia consideramos que debe darse una constituyente para adaptar la Constitución a los proceso de paz. La constituyente colombiana de 1991, lo primero que hizo fue derogar el Congreso. Aquí continúa la Asamblea Nacional (AN) y sin embargo dicen que hay dictadura”, explicó.

También hizo un llamado a la unidad del pueblo venezolano y colombiano para enfrentar al enemigo común: el neolibralismo, el imperialismo, el paramilitarismo.

“Hoy más que nunca debemos estar integrados. Nosotros le pedimos a la élite gobernante en Colombia respeto para Venezuela, para su moneda, para su soberanía. Allá los medios RCN, N24, Caracol están todo el día hablando de la tragedia en Venezuela, muestran anaqueles vacíos, gente pasando hambre. Yo tengo dos días en Caracas y no he visto eso. Aquí no se ve la gran cantidad de indigentes como en Colombia, la pobreza extrema que hay allá en algunas regiones. Lo que sí es visible es el impacto inflacionario en los precios que merman la capacidad adquisitiva del pueblo trabajador. En eso también el Gobierno colombiano es responsable porque debe tomar medidas cambiarias que no afecten la moneda venezolana”, aseveró Ramírez.

Mujeres al frente

“Las mujeres jugamos un papel importante en esta coyuntura de lucha contra el retorno neoliberal en América Latina, para garantizar que no retrocederemos en los derechos conquistados”, indicó Ramírez, al tiempo que indicó que en el contexto del encuentro de solidaridad en Caracas también se reunirá la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM), organismo que seleccionará a Venezuela como sede de su próxima conferencia en señal de respaldo a la Revolución Bolivariana.

T/Modaira Rubio
F/Gustavo Frisneda

Correo del Orinoco