Antioquia
Tipografía

El Bagre, Antioquia.- La Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó denuncia ante a la comunidad nacional e internacional el homicidio del joven Argemiro Tovar, miembro de la comunidad de la vereda La Bonga, municipio El Bagre en Antioquia.



La víctima se encontraba laborando como obrero en la construcción de la carretera que conduce de El Bagre al corregimiento Puerto López. Fue secuestrado el pasado 3 de mayo por un grupo de hombres armados en el barrio Las Colinas, cabecera municipal de El Bagre, y posteriormente fue asesinado en el barrio Villa Bomba, cerca al acueducto municipal.

Pese a todas las acciones humanitarias, denuncias públicas y penales e interlocución con los gobiernos nacional, departamental y local; el municipio El Bagre sigue estando bajo control de grupos armados ilegales que se evidencian en los siguientes antecedentes:


El 9 de enero de 2016 Jair Suárez, hermano de un miembro de la asociación, fue desaparecido por parte de paramilitares de las “Autodefensas Gaitanistas”.

Los días 3 y 6 de marzo María Arrieta, miembro de la asociación, recibió amenazas a través de mensajes de texto.

El 7 de marzo fue asesinado el líder y tesorero de la asociación, William Castillo.

Los días 6 y 7 de abril Alberto Osorio y Germán Espinel fueron intimidados a causa de los seguimientos que recibieron por parte de extraños.

Durante el mes de septiembre Jairo Rodriguez, vocal de Puerto López, recibió amenazas telefónicas a causa de su activismo social en Aheramigua.

El 22 de noviembre, en Puerto López, los hogares de quienes fueran líderes comunitarios, comerciantes y personas que se han tenido que refugiar en las zonas rurales a causa de amenazas paramilitares, amanecieron pintadas con grandes cruces negras.

Los paramilitares de Puerto López, durante los últimos días del mes de enero de 2017, estuvieron patrullando la cabecera corregimental y las veredas aledañas.

El 7 de marzo, paramilitares amenazaron a una mujer de Puerto López a través de panfletos dejados en la puerta de su casa.

A finales del mes de marzo del presente año todo el municipio de El Bagre amaneció con panfletos que indicaban el inicio de la “limpieza social” y el decreto de un “toque de queda”.

Por lo anterior se exige al Gobierno Nacional que garantice la seguridad de la comunidad y de los líderes sociales desmantelando a los grupos paramilitares que actúan en la región. Al Ministerio del Interior y a la Unidad Nacional de Protección, la implementación de las medidas de protección individuales y colectivas que en reiteradas ocasiones han sido solicitadas por Aheramigua. A los gobiernos local, departamental y nacional llevar a cabo las medidas pertinentes que brinden garantías y efectividad de los derechos fundamentales, el derecho a la vida, la integridad personal y psicológica, al trabajo, la libre movilidad, y al acceso a la justicia. A la Defensoría del Pueblo, a la Procuraduría y a las demás autoridades pertinentes que se investiguen los hechos denunciados. A la Fiscalía General de la Nación que sean investigados penalmente los actores responsables de los hechos denunciados.

Se solicita a los organismos internacionales encargados de velar por los derechos humanos intervenir con carácter urgente y exigir soluciones inmediatas al Estado colombiano. A la comunidad nacional e internacional y a las organizaciones defensoras de derechos humanos el acompañamiento a estas regiones golpeadas por los actores armados.

Por lo anterior hechos se responsabiliza a las autoridades de carácter nacional, departamental y locales ya que, pese a las constantes denuncias de Aheramigua, a los informes de riesgo emitidos por la Defensoría del Pueblo, a las preocupaciones manifestadas por la ONU y otros pronunciamientos hechos por la comunidad nacional e internacional; los grupos paramilitares continúan amenazando, asesinando, desapareciendo y torturando a líderes sociales, a sus familias y a las comunidades de El Bagre.