Antioquia
Tipografía

El miércoles 3 de enero de 2018 a las cero horas arranca paro cívico indefinido en la región.



El paro de las actividades del transporte, comerciales y de gran parte de la agroindustria bananera en los municipios de Chigorodó, Carepa, Apartadó, Turbo y Necoclí realizado el pasado 27 de diciembre de 2017 y la firme decisión de los integrantes del Comité de Iniciativas Ciudadanas darán al traste con la intransigencia expresada desde la Gobernación de Antioquia y el Gobierno Nacional a través de la Agencia Nacional de Infrestrutuca ANI y el Ministerio del Transporte.

Mediante video y audios divulgados ampliamente representantes del Comité de Iniciativas Ciudadanas han manifestado la posición de los habitantes en rechazo a la instalación de las tres casetas de cobro de peajes en Cirilo, ubicado en el tramo Turbo-Necoclí, Chaparral y Río Grande del tramo Turbo- El Tigre y la exigencia de la reubicación en sitios donde afecten de menor manera la economía regional.

El miércoles 3 de enero no habrá transporte ni urbano, ni intermunicipal, no habrá ni motos, el objetivo es sensibilizar a todos los habitantes. El comercio de Urabá no abrirá sus negocios, no podemos permitirle al Estado que nos quiera encerrar nuevamente.  El paro es un grito que manda la región diciéndole al Gobierno nacional por favor escúchennos, indicó a La Chiva de Urabá un líder de la protesta.

Con la fuerza de las denuncias, las movilizaciones y la acción firme y decidida de los habitantes las comunidades ya han logrado que en la caseta de Riogrande no se inicien los cobros, como sí ocurrió en las dos restantes desde el 1º de enero como regalo de año nuevo. Lo que indica que es posible hacer reversar la pretensión inicial de las autoridades, nos explica un dirigente del sector de los transportadores, quien observa con preocupación el asunto y asegura que con este tipo de políticas desde la Casa de Nariño se les re victimiza.

Ante las protestas pacíficas de los habitantes la respuesta oficial, emanada desde la Gobernación, la ANI y el Mintransporte ha sido el chantaje y la intimidación. Para ello se utilizan argumentos y estrategias de acusaciones  y mentiras  contra la dirigencia cívica y ciudadana como el de afirmar que las Bacrim presionan a las comunidades para que se movilicen  o  las  invitación a la dirigencia de la protesta social regional a una reunión en la sede de Augura con presencia de mandos militares y policiales  para hablar de ese conflicto y en dicha cita interrogan a los organizadores de las protestas acerca de quién va a responder por las pérdidas que ocasionen las mismas, aplicando una descarada  forma de presión contra los líderes sociales.

La prepotencia e imposición del Gobernador Luis Pérez Gutiérrez y del MinTransporte Germán Cardona encuentran la resistencia popular en la región del Urabá antioqueño, cuyas movilizaciones cada día cuentan con el respaldo de trabajadores, sectores comunitarios, educadores de ADIDA, indígenas y demás. La dirigencia de Urabá reclama al movimiento democrático y popular colombiano y a la comunidad mundial que expresen el respaldo y la solidaridad con sus exigencias.