Atlántico
Tipografía

Si bien hay unos pasos importantes en la adopción de la Universidad Distrital, en Barranquilla, aún sigue siendo muy bajo el acceso a la Educación Superior Pública con gratuidad y de calidad en comparación con otras ciudades capitales del país, muy a pesar de las grandes inversiones en materia de financiación que desde el Gobierno Nacional y local, más el pago de otros impuestos que vienen asumiendo los barranquilleros, se vienen generando para cumplir con la promesa de campaña del alcalde Alejandro Char, al pueblo barranquillero.





Carlos Prasca, Rector ITSA y Alex Char, Alcalde de Barranquilla

Promesa que surgió como una estrategia más para mercantilizar la educación superior por parte del señor Carlos Prasca, quien ocupó el cargo de rector por 12 años del Instituto Tecnológico de Soledad Atlántico (ITSA), y quien en la actualidad fue elegido para ostentar como rector en propiedad de la Universidad del Atlántico, cargo al cual llego luego de una elección muy polémica, y que se le atribuye a una jugada maestra de la familia Char para subirlo al mayor de los cargos dentro del Alma Mater.

Carlos Prasca-, dirigió la Secretaria de Educación del departamento, durante el gobierno del exgobernador José Antonio Segebre, fue aquí donde se dio a conocer como el “cerebro” de todos los negocios que se han fraguado con la educación de miles de jóvenes en el Atlántico, este calificativo se le atribuye debido a los intentos fallidos, que le han costado al departamento, grandes sumas de dinero en infraestructura y para la puesta en marcha de una sede universitaria el sur del Atlántico, que aún no funciona y que el pueblo sigue esperando para su goce y dar cumplimiento con su fin único, que es cerrar la brecha social ante la inminente falta de acceso a la educación pública superior y de calidad para jóvenes, que en su gran mayoría provienen de familias campesinas.
 
En el año 2015 empezaría otra travesía para -nuevas improvisaciones- pero esta vendría recargada de más ambición y complicidad. Pues, la idea era hacer un poco de populismo con alguien que si lo sabe hacer muy bien ante el pueblo barranquillero, ese es el hoy alcalde y empresario Alejandro Char- y fue durante su campaña electoral, donde empezó la promesa de la construcción de una Universidad Distrital para los jóvenes de escasos recursos, donde “todos tendrían acceso” y esta misma sería construida en el barrio El Bosque, donde se encuentra ubicada una cárcel de alta seguridad.

Después de que Cambio Radical por tercera vez se adjudicara la alcaldía de Barranquilla, el cumplimiento de la promesa de una Universidad Distrital para los barranquilleros no se ha materializado tal cual lo habían prometido, la cárcel sigue en el mismo lugar, y a la fecha solo se cuenta con la incorporación sorpresiva del ITSA (Instituto tecnológico de soledad Atlántico) como la Universidad Distrital, que Carlos Prasca dejo para Barranquilla, con una jugosa inversión financiera cada año, y que aumenta progresivamente por la estampilla Pro-ITSA, y de las transferencias provenientes del Presupuesto Anual de Rentas, Gastos e Inversiones del Distrito de Barranquilla, entre otros recursos provenientes desde el Gobierno Nacional. Estamos hablando de una financiación del 65% destinado desde lo público para el fortalecimiento de la estructura misional de esta Institución privada, una inyección económica que no se refleja en cobertura y en la calidad educativa.

Hoy Barranquilla y su Universidad Distrital, esa en la que se beneficiarían cerca de 15.000 mil jóvenes al año, como lo prometió el alcalde Char en campaña, sigue siendo excluyente con los y las jóvenes, no hay mejores oportunidades en lo académico, y todo el que quiera estudiar en ella debe contar con codeudores para poder financiar sus estudios, generando solo barreras para el acceso a la educación superior de miles de barranquilleros, que quedaron a la espera de una oportunidad, que les permitiera salir del riesgo social que se vive en muchos de los barrios populares donde va en aumento el número de embarazos no deseados en adolescentes, el pandillismo y la violencia juvenil.

Lo que está pasando con los recursos de la Educación Superior en Barranquilla, es muy delicado, el panorama no es muy optimista, cada día vemos como se fortalecen las fachadas de instituciones y fundaciones con los recursos públicos, todo esto en complicidad de concejales y diputados, que no ven por la relación en calidad educativa, y la formación de mejores seres humanos, ¡Para ellos el pobre, tiene que endeudarse!

Entonces, ¿Cuál es el fomento a la Educación Superior de los barranquilleros?



Alexis Castillo Jiménez
Universidad Del Atlántico

Aportes, recomendaciones o críticas sobre este artículo, pueden escribirme al siguiente correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.