Atlántico
Typography

Bien pronto, se descubrió la nueva farsa de la justicia colombiana comprada por el poder criminal del paramilitarismo: Enilce López, "La Gata" tiene detención domiciliaria en una mansión de características faraónicas incautada a Salvatore Mancuso, en el norte de Barranquilla.



"La Gata" está condenada a 40 años de cárcel por homicidio, con la ayuda de un séquito de abogados, pistoleros, sirvientes, cocineros, asalariados del crimen de la región Caribe, logró estar en una habitación de una clínica de Barranquilla, dotada y construida por encargo, de características especiales: puertas y ventanas blindadas, cerraduras que sólo abren desde adentro, guardaespaldas apostados y armados en pasillos y jardines, más un cuerpo médico encargado de mantenerla en un peso inferior a. 50 kilos, para presentar un cuadro terminal, una desnutrición controlada que le sirve de argumento para no ir a una cárcel de verdad.

El nuevo centro de "detención" domiciliaria de "La Gata" es una mansión situada en la carrera 59-a-# 91-42, norte de Barranquilla, un bien inmueble embargado con fines de extinción de dominio desde mayo 22 de 2014, con medida efectuada, que es lo que constituye una anomalía.

Para el ciudadano común, para la sociedad en general, Colombia asiste a un episodio más que muestra el verdadero poder tras bambalinas que tiene la delincuencia organizada, para eludir penas por delitos, valiéndose de una maraña de incisos y leguleyadas esgrimidas por malabaristas del derecho, fletado por personajes como "La Gata", financiadora de tenebrosos personajes del paramilitarismo, desde Magangué, segunda ciudad de Bolívar, allí creó un imperio del crimen, recibía políticos, candidatos presidenciales y personajillos locales de la corrupción criolla, que pusieron la mano para obtener unas monedas y lanzarse a la alcaldía o al concejo.

Uribe y "La Gata “posaron juntos y sonrientes para las cámaras, en medio de la euforia guardada en el álbum de la corrupción que avergüenza a Colombia.

Todo Indica que la "casa por cárcel" se le otorgó a "La Gata" para encubrir la llegada de caciques de la corrupción regional que van a buscar dinero para la compra de votos, que es lo que mejor saben hacer.

La nueva mansión-cárcel de Enilse López se encuentra ocupada de manera irregular por una persona titular llamada Maricel Barrios Inela, como lo reconoce la Sociedad de Activos Especiales, antigua DNE.

Alrededor de la mansión-cárcel de "La Gata" se mueven no menos de 20 sicarios a su servicio, el vecindario vive un estado de nerviosismo, por la entrada y salida de camionetas de vidrios oscuros, transeúntes ocasionales prefieren cambiar de calle y evitar las miradas feroces de los vigilantes, todo en varios metros ha sido cubierto de un manto tenebroso, amenazante, que crece en horas de la noche.

Las paredes de la "mansión-cárcel" fueron vaciadas en concreto reforzadas con placas de acero.
Por encima del concepto contrario de la Procuraduría, Enilce López salió de la clínica y trasladada a la detención domiciliaria, según orden del juez sexto de ejecución de penas David Hassan Morad.

La medida de extinción de dominio de la mansión donde hoy permanece "La Gata", se efectuó por presunto lavado de activos de las AUC y del ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, una incautación de bienes de las más grandes y espectaculares realizadas en Colombia, cuando se intervinieron motonaves, camionetas, automóviles, fincas, terneros, caballos, vacas, cerdos y otros elementos que sumaron un valor aproximado de 1.5 billones de pesos.

Gráfica.- El norte de Barranquilla, zona apacible, estrato seis, vive un episodio de intranquilidad desde los primeros días de 2018 con su nueva vecina, "La Gata" y su séquito de paramilitares.