Bogotá
Tipografía

Se inició en Bogotá la toma pacífica de la sede del Ministerio del Interior en Bogotá en protesta contra la ola de crímenes que ha cobrado la vida de 116 líderes sociales y dirigentes populares en 2016 y que en lo que va corrido del año 2017 se ha reflejado en el asesinato de 30 más.



La protesta, que se denominada sesión permanente, es encabezada por dirigentes de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, y es de carácter indefinido.

“La Cumbre Agraria denuncia el ataque a la vida y seguridad de los líderes y lideresas que pertenecen a sus organizaciones de base y exige al Estado Colombiano detener los asesinatos sistemáticos”, dice un pronunciamiento formulado por el Movimiento Social y Político Marcha Patriótica.

Los coordinadores de la protesta exigieron la presencia de los ministros de Interior, Agricultura, Hacienda, Minas y Energía para buscar soluciones a la problemática denunciada.

De igual manera, reclamaron la intervención del procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, y del fiscal general, Néstor Humberto Martínez, con el fin de, explicaron, ser escuchados y dar trámite a sus exigencias.

Durante el paro agrario de 2013, la Cumbre hizo entrega al Gobierno Nacional de un Pliego Único, con el fin de “dar solución a las problemáticas de derechos humanos, economía, tierras, garantías para la vida y participación política, sin que hasta la fecha se hayan obtenido avances significativos”.

En diálogo con Pazífico Noticias, Nidia Quintero, una de las coordinaras de la protesta, dijo que hasta la mañana de hoy no ha habido respuestas por parte del Gobierno y que la toma pacífica continúa.

Vea la nota completa en este video

Pazífico Noticias