Bogotá
Tipografía

Bogotá.- El ambiente laboral del país cada vez se pone más caliente. Se hacen frecuentes estallidos sociales y manifestaciones como las del gremio de los taxistas y empresarios del transporte reclamando acción de las autoridades locales y de tránsito para detener las plataformas tecnológicas ilegales como Uber y Cabify. Por el lado del sector educativo los educadores aglutinados en la Fecode inician desde este jueves 11 de mayo un cese indefinido de labores para rechazar la negativa del Ministerio de Educación a negociar los puntos sustanciales del pliego petitorio presentado el 28 de febrero.



También se presenta un cese de actividades en el Ministerio de Trabajo, allí los funcionarios exigen al Gobierno Nacional el incumplimiento de un acuerdo de nivelación salarial pactado hace dos años. Hay paro en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ICBF con la exigencia de ampliación de plantas de trabajadores, aspecto que el ejecutivo nacional no ha cumplido a pesar haberse comprometido desde hace tres años con resolver este aspecto.
 
Además existen ambientes laborales enrarecidos en instituciones como el SENA y la Rama Judicial cuyos trabajadores afrontan situaciones similares.
 
Cabe destacar, que en regiones como el departamento del Chocó, debido al incumplimiento a acuerdos por parte del Estado nuevamente van a paro indefinido desde el miércoles 10 de mayo con carácter indefinido organizado por el Comité por la Salvación y Dignidad del Chocó. Otra región que está que explota es la región del caribe colombiano donde los pésimos servicios de energía prestados por Electricaribe y las altas tarifas tienen al borde de la locura a millones de habitantes.
 
Desde Bogotá las diferentes centrales obreras, confederaciones y federaciones, sectores sociales, políticos y comunitarios se reúnen para preparar de manera unitaria y firme esta importante reactivación del escenario de la movilización y la protesta social con el objetivo de que desemboque en un gran paro cívico nacional, definiendo las siguientes actividades y acciones para los próximos días:
 
1 - Reunión del Comando Nacional Unitario, la Coordinación de Organizaciones Sociales y la Cumbre Sindical con el fin de concretar y unificar la Agenda Nacional de Movilización. Dicho encuentro será el viernes 12 de mayo, a partir de las 7:00 a.m., en el Auditorio de la federación de educadores Fecode, en el barrio Teusaquillo del Distrito Capital.
 
2 - Encuentro Nacional Estatal, viernes 12 y sábado 13 de mayo.
 
3 - Movilización distrital en el marco del paro distrital Indefinido convocado por la Asociación Distrital de Educadores - ADE – la cual se llevará a cabo el lunes 15 de mayo, desde las 9;00 a.m , saliendo desde el Centro Administrativo Distrital CADE hasta la Secretaria de Educación Distrital SED.
 
4 - Toma de Bogotá por parte de la Federación Colombiana de Educadores – Fecode- en el marco del paro nacional indefinido del magisterio. Esta jornada será el martes 16 de mayo, desde las 9:00 a.m. – con punto de concentración en el Parque Nacional y una gran marcha hacia la Plaza de Bolívar.
 
5 - Paro Nacional Estatal el martes 16 de mayo.

A todo lo anterior se agrega las múltiples acciones y movilizaciones que se adelantan en muchas ciudades el marco de las campañas para revocar pésimos alcaldes y cuya máxima expresión está representada en la lucha por la revocatoria del mandato al alcalde capitalino Enrique Peñalosa, el burgomaestre   que lleva a cuestas el más alto nivel de impopularidad.

En medio del panorama de luchas por los derechos sociales y para resolver angustias sentidas de la comunidad, las fuerzas populares claman por que la implementación del Acuerdo de paz firmado entre las FARC y Gobierno Nacional avance en su materialización. Así mismo se exige que la paz se extienda al ELN con un acuerdo que permita una paz completa con esta fuerza alzada en armas.  El llamamiento a la paz lleva consigo la petición a las autoridades para que cumplan con el punto de acuerdo que establece el compromiso gubernamental de desmontar y castigar los grupos paramilitares y los asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos en el territorio nacional.