Bolívar
Tipografía

El ancestral pueblo pesquero de La Boquilla, corregimiento de Cartagena, marchó de manera ordenada para denunciar, una vez más, el incumplimiento del Estado, en aspectos decisivos para la salud, el abastecimiento de agua y el desarrollo ambiental.



La Boquilla es una de las comunidades raizales que rodean a Cartagena, desde la colonia y los primeros años de las luchas independentistas, en mapas antiguos figura señalado como fuente pesquera, condición que no ha perdido por el esfuerzo de generaciones afrodescendientes, defensoras de sus derechos.


Hoy acaba de producirse una nueva manifestación pública de los boquilleros, quienes tomaron una de las calzadas de la carretera del mar que comunica a Cartagena con Barranquilla.

Dicen los líderes comunales de La Boquilla, que están a la espera del nuevo centro para atención de salud, un adecuado sistema de abastecimiento de agua y el prometido plan urbano de saneamiento básico, aspectos urgentes debido a los preocupantes niveles de enfermedades en la población infantil.

La marcha de los boquilleros enfatiza en el ofensivo contraste entre construcciones inmobiliarias ostentosas, al alcance de personas muy poderosas, con el avance de un deterioro y de una pobreza que afecta a centenares de familias de pescadores y artesanos.

La alcaldía de Cartagena es la manejadora de las inversiones sociales que deberían proyectarse sobre La Boquilla, afirmaron varios ciudadanos denunciantes en la gran protesta de sus habitantes.

Aún así, bajo las limitaciones impuestas por el abandono, los boquilleros atienden al visitante con decencia y orgullo por su pasado afroamericano.

(Fotos cortesía)