Bolívar
Tipografía

Más de 60 familias indígenas Zenúes fueron desalojadas a garrotazos de la vereda de Membrillal, jurisdicción de Cartagena, en un operativo del ESMAD, acolitados por la alcaldía de la Localidad tres y su titular Patricia Zapata.



El grupo humano de Zenúes lanzado a golpes por el ESMAD de Cartagena es originario de los departamentos de Córdoba, Sucre y Magdalena, víctimas del desplazamiento forzoso por acción criminal de terratenientes financiadores del paramilitarismo y el despojo de sus fértiles tierras, tenían más de siete años de estar asentados en un terreno al cual le apareció un dueño.

Membrillal es una vereda del corregimiento de Pasacaballos, población pesquera cercana a Mamonal, donde los pobladores presenciaron la arremetida del escuadrón policial.

Rogelio Suárez, secretario del Cabildo indígena Zenú desalojado ayer, denunció que están frente a un nuevo atropello del Estado, "fuimos conejillos de indias, desde junio de 2016 la alcaldía de Cartagena se comprometió a dar una solución pero no ha cumplido, desde ese año esperábamos un espacio, lo que hicimos fue valorar un terreno".

Algunas de las familias Zenúes sacadas de sus albergues de Membrillal lograron un alojamiento caritativo en ranchos vecinos, pero otras durmieron a la intemperie incluidos niños de corta edad.

Una Crisis Social

La golpiza del ESMAD contra los Zenúes en Membrillal se suma a una grave crisis política y social de la capital de Bolívar, con alcalde titular detenido y bajo investigación por presunto cohecho y apropiación de fondos del Estado, con dos concejales detenidos lo mismo que la contralora del Distrito.

La ciudadanía cartagenera se encuentra alarmada por los hechos que se agravan en la medida en que pasan los días y se revelan grabaciones de conversaciones intervenidas, entre concejales y testaferros que actuaban como funcionarios o alcaldes "a la sombra" de Manuel Vicente Duque.
El atropello a los Zenúes en Membrillal, Cartagena, ocurre en el "Día Internacional de los Pueblos Indígenas".

Late en esta región de la Costa Caribe el robo de tierras a comunidades aborígenes, víctimas de un reformismo sin fondo, las formas de producción se mantienen rudimentarias y centenares de indígenas, como los de Membrillal se van empujados a las ciudades, donde se estrellan contra otras formas de apropiación de tierras y la falta de servicios de salud, sin agua potable, sin electricidad y sometidos al hambre y la mendicidad.

Gráfica pie de foto. ESMAD sacó a indígenas Zenúes. Foto Luis Aparicio