Bolívar
Tipografía

Para este miércoles 4 de octubre a las 3 de la tarde, se lanzó una convocatoria para protagonizar un "Gran Plantón anticorrupción", al pie de la Torre del Reloj de Cartagena, el más conocido hito urbano de la capital de Bolívar.



El "Gran Plantón anticorrupción" es una actividad concebida y planificada por una variada representación urbana de Cartagena, con activistas cívicos de barrios populares, estudiantes, sindicatos, ligas de mujeres, docentes, conductores de servicios públicos, universitarios y profesores unidos ante la crisis política, económica y administrativa en que se encuentra la ciudad, luego del estallido de un escándalo de corrupción, con alcalde y contralora presos y medio Concejo Distrital con un pie en la cárcel, citado para audiencia de imputación de cargos para el 24 de este mes por una fiscal.

Al pie de la Torre del Reloj de Cartagena, en su fachada exterior, se encuentra la Plaza de La Paz, donde los protagonistas del plantón esperan enarbolar una cruz a calle con un sólo texto: "MANOLO RENUNCIA YA", aludiendo a Manuel Vicente Duque, alcalde detenido en espera de un juicio por el presunto delito de cohecho propio, concierto para delinquir y otras acusaciones conexas que pesan sobre un concejal del distrito y de un particular señalado de ejercer una alcaldía paralela, con conocimiento del titular.

Un sector de la opinión pública de Cartagena se declara partidario de una renuncia de Duque para que sea convocada una " elección atípica".

Duque es un conocido y exitoso locutor y cronista deportivo, captado por la "casa García" liderada por un ex senador condenado e inhabilitado para ejercer cargos públicos. El alcalde encargado Sergio Londoño también pertenece a la misma cuerda que tiene un senador hijo de la ex senadora Piedad Zuccardi, procesada en la actualidad por presuntos nexos con el paramilitarismo.

Los convocantes del plantón en protesta por la corrupción de Cartagena consideran necesario agitar la lucha y la denuncia, para promover el debate contra la politiquería de la burguesía, que no tiene una propuesta contra el establecimiento neoliberal, privatizador de la salud, los servicios públicos y de la especulación inmobiliaria.

Toda la escandalosa sucesión de hechos de corrupción en Cartagena se levantó desde abril pasado, cuando un edificio en construcción en un barrio popular se derrumbó y mató 21 personas, la mayoría trabajadores de la construcción. Ese edificio se levantaba con licencia falsa, y la investigación no ha avanzado. Familiares de los albañiles muertos estarán en el plantón.