Bolívar
Typography

La organización popular "Cartagena sin peajes", anunció que ya tiene recolectadas más de 100 mil firmas en todo el perímetro urbano, y que están próximos a lograr las 250 mil que la Registraduría exige para convocar a una consulta ciudadana, y establecer si se acepta la continuidad o la supresión de este cobro.



Cartagena es la única ciudad colombiana que tiene cuatro peajes internos, implantados por decreto del ex alcalde Carlos Díaz, hace 19 años.

En aquella ocasión, los peajes se le otorgaron a la Concesión Vial, pero por 12 años. Con la figura  del "otro sí", esa concesión se extendió por 7 años,  determinación que provoca las protestas de hoy, pues en varios sectores comunitarios se estima que los concesionarios han tenido tiempo de sobra para recuperar la inversión en la pavimentación y mantenimiento de las arterias.

"Nuestras calles están privatizadas y son un negocio descarado de particulares que pisotean nuestra condición de pobres" dice uno de los ciudadanos al frente de la movilización.

Dos de los peajes urbanos de Cartagena están situados a menos de 5 kilómetros uno del otro, en clara violación de las normas que sobre esto rigen en Colombia.

Los peajes urbanos de Cartagena atacan de manera directa a conductores que se mueven entre Blas de Lezo, El Pozón, Nelson Mandela y El Bosque, sectores que agrupan un gran bloque popular, activo, de enorme incidencia laboral en la ciudad y en los precios de la canasta alimenticia afectada por las tarifas de transporte.

Nausícrate Pérez, visible dirigente de "Cartagena Sin Peajes" anunció que en esta misma semana intensificarán la búsqueda de firmas en estadios, centros comerciales, universidades, mercados y otros puntos de gran concentración ciudadana, convencidos de su justo reclamo, Pérez comentó que la victoria popular contra los peajes en otras regiones del país, los tiene entusiasmados y seguros de desmontar lo que consideran un abuso contra una comunidad indefensa, en una ciudad tomada por la corrupción, el desempleo, la pobreza extrema y el pillaje de las casas políticas autoras de un verdadero asalto a los recursos financieros del Distrito.

Foto: uno de los cuatro peajes que funcionan en Cartagena, sus concesionarios no le rinden cuentas a nadie y llevan 19 años instalados.