Bolívar
Typography

El juez 2o. Municipal con control de garantías Marvin Ayos, ordenó detención domiciliaria a los concejales distritales de Cartagena, Edgar Mendoza Saleme, Antonio Salim Guerra, Luis Javier Cassiani, William Pérez, Duvinia Torres Cohen, Lewis Montero, Américo Mendoza Quessep y Erich Piña, por su presunta participación en una empresa criminal para la elección de la contralora del distrito Nubia Fontalvo.

La decisión del juez Ayos se conoció después de un prolongado paréntesis  de la llamada "Operación Heroica I" el viernes pasado, en el Centro de Servicios Judiciales de Cartagena, en medio de la expectativa ciudadana surgida con la detención del ex alcalde Manuel Vicente Duque y otros funcionarios cercanos a su muy controvertida administración.

La "Operación Heroica I" apunta sus baterías investigativas sobre el Concejo de Cartagena donde un grupo notorio de sus componentes es sospechoso de un alto nivel de corrupción, la fiscalía dice tener en su poder muchas grabaciones de diálogos entre concejales y actores externos que habrían determinado el delito de cohecho, entre otros.

Desde el año pasado se encuentran detenidos el ex alcalde de Cartagena Manuel Vicente Duque, José Julián Vásquez, la ex contralora Nubia Fontalvo y los ex concejales Jorge Useche y Angélica Hodeg.

En la misma investigación por el presunto delito de cohecho están bajo medida de aseguramiento sin privación de libertad pero con prohibición de salir del país,los ex concejales Zaith Adechine y Ronald Fortich.

Sólo siete concejales quedan libres integrando el Concejo Distrital de Cartagena, una situación sin precedentes en el pasado reciente de esta capital, pues la corporación está reducida así a su mínima expresión.

La alcaldía de Cartagena la desempeña por encargo Sergio Londoño, extraído de las filas del "Partido de la U".

Un concejo distrital en desbandada, empantanado y absolutamente desprestigiado, contrasta con una Cartagena postrada entre la pobreza, la corrupción, la falta de norte, el desempleo, la delincuencia común además de una estafa inmobiliaria manifestada en la construcción ilegal de edificios levantados de manera empírica, por empresarios piratas también encarcelados.