Bolívar
Tipografía

Organizaciones campesinas de los Montes de María, se pronunciaron de manera enérgica, para que se investigue al ex senador Otto Bula, un determinador en graves casos de despojo de tierras productivas, entre los municipios de San Jacinto, en Bolívar y en Ovejas, Sucre.



El ex senador Bula, envuelto en la ola de investigaciones por los sobornos de Odebrecht en Colombia, tiene participación muy abultada en el despojo de por lo menos 1800 hectáreas entre Sucre y Bolívar, dos departamentos que comparten la productiva geografía de los llamados Montes de María, escenario de la agudización del conflicto armado en tiempos no muy lejanos.

Debe recordarse que la más monstruosa masacre que se produjo en el norte de Colombia, ocurrió en el corregimiento de "El Salado", municipio de El Carmen de Bolívar, donde bandas paramilitares asesinaron a unas 80 personas durante tres días, bajo el mando de Salvatore Mancuso.

De "El Salado" huyeron para salvarse unas 2 mil personas con los enseres que lograron cargar, dejaron sus parcelas que más tarde fueron tomadas por testaferros de los terratenientes del norte de Bolívar, es decir, que el terror paramilitar produjo el efecto deseado.

El despojo de tierras de los más débiles, campesinos que no son escuchados por carecer de medios económicos o periodísticos, ha seguido silenciosamente, con ayuda de testaferros en notarías y alcaldías de Bolívar y Sucre expertos en fabricar escrituras en cuestión de horas.

Uno de los despojadores profesionales es Otto Bula, a quien la Procuraduría General de la Nación, relaciona con la apropiación de 1800 hectáreas en los Montes de María así: parcelas Puerto Rico, La Florida y Oso Negro, en jurisdicción del municipio de Ovejas, departamento de Sucre, parcelas Cuba  y Barcelona en el municipio de San Jacinto, departamento de Bolívar.

Simultáneamente con el dominio de tanta cantidad de tierra en una sola persona, en estos pueblos el hambre y la falta de producción saltan a la vista, jóvenes campesinos deambulan en busca de ocupación para ellos y sus familias, algunos logran desempeñarse como "mototaxistas" con vehículos prestados que han remplazado a los burros, y en el peor de los casos toman el camino de la delincuencia y el narcotráfico.


Gráfica pie de foto.- Negocio de Bula y sus socios con la finca de una víctima. Foto: Verdad Abierta.


Cacería de brujas en Bolívar



La fiscal 32 de Cartagena, María Bernarda Puentes, desato en el departamento de Bolívar una verdadera cacería de brujas, con la detención de Milena Quiroz, activista de la Comisión de Interlocución del sur de Bolívar, Centro y Sur del Cesar, del Congreso de Los Pueblos y de la Cumbre agraria.

La fiscal 32 acusa a Milena Quiroz de concierto para delinquir agravado y rebelión, pero además añade la acusación que "puede mover masas" y producir situaciones de orden público.

La joven Quiroz declaró que se ha criminalizado su labor social que ella desarrolla sin el uso de armas de ninguna especie.

Una declaración de respaldo y de petición de libertad inmediata, produjeron las organizaciones en las que Milena Quiroz realiza sus movilizaciones hace ya varios años.