Bolívar
Typography

El ciudadano Antonio Quinto Guerra, de filiación conservadora, será alcalde mayor de Cartagena hasta el 6 de junio próximo, de acuerdo con un informe del magistrado Moisés Rodríguez Pérez, Presidente del Tribunal Administrativo de Bolívar.



La notificación de la suspensión del alcalde cartagenero fue otro accidentado y pintoresco episodio que hizo las delicias de la politiquería local, pues el comisionado para entregar la decisión del tribunal no pudo encontrar en su despacho en tres intentos frustrados a Quinto Guerra, y la sensación que percibió la ciudadanía fue que estaba escondiéndose.

En consecuencia, el tribunal notificó al alcalde suspendido por un edicto publicado en tres medios impresos de tiraje local y regional.

Antonio Quinto Guerra dispone ahora de cinco días hábiles para acercarse al tribunal y crear los instrumentos de la defensa a la que tiene derecho, explicó el magistrado Rodríguez.

Debe recordarse que la suspensión del alcalde de Cartagena se produjo a menos de 15 días de su posesión luego de ser electo en atípicas el 6 de mayo, por efecto de una demanda de la Procuraduría General de la Nación que considera a Quinto inhabilitado desde su candidatura, porque tuvo contratos con el ministerio de vivienda y la gobernación de Bolívar en fechas límites antes de las elecciones.

Por encima de reiteradas advertencias de la PGN, Quinto fue candidato, ganó y se posesionó y la misma noche del 6 de mayo a la comisión electoral de Cartagena se le advirtió que no podía declararlo elegido, pero esto de nada sirvió y más bien le dio ánimos para aparecer ante los medios y exclamar: “yo lo único que se fue que gané".

Un detrimento patrimonial

La Red Nacional de Veedurías Ciudadanas hizo un fuerte pronunciamiento sobre el episodio de Antonio Quinto Guerra y su cuestionada elección de alcalde de la que, sin duda, es la ciudad más apetecible del turismo nacional e internacional.
Pablo Bustos, presidente de la Red Nacional de Veedurías ciudadanas declaró que el caso de Quinto Guerra es un "detrimento patrimonial".

Expresó que el alcalde Quinto "violó la normativa del Congreso de la República sobre protección de los mecanismos de participación electoral y atrevidamente asaltó la democracia, se impusieron el atropello y el clientelismo".

En los más fuertes conceptos conocidos hasta ahora alrededor de la candidatura y elección del alcalde suspendido de Cartagena, Bustos añadió que este "siniestro y tétrico episodio sitia a Cartagena y la regresa a estadios inquisitoriales donde la democracia no cuenta".

La candidatura y la campaña de Quinto Guerra a la alcaldía de Cartagena es la punta de lanza de un grupo de políticos corruptos, condenados, ex convictos orientados por Juan José García ex senador y otros señalados uribistas como causantes de la toma, el estancamiento y la crisis social de una ciudad empobrecida a extremos insondables.

La Red Nacional de Veedurías ciudadanas advirtió que seguirá atenta al desarrollo del caso de Cartagena y el alcalde suspendido.