Bolívar
Typography

El hospital la Santa María, localizado en Mompox, Bolívar, está funcionando apenas por el sentido solidario de su personal médico, de enfermeras y de la planta de mantenimiento del aseo, pues hace cuatro meses no reciben sueldos y mucho menos las asignaciones pactadas para adquirir insumos e instrumentos de atención a la comunidad.



Roberto Bustamante, presidente de la Asociación nacional de Trabajadores de Hospitales y Clínicas, ANTHOC, seccional Bolívar, denuncia que la crisis no se limita a la cabecera de Mompox, pues se tienen informes dramáticos de lo que ocurre en Talaigua, Cicuco, San Fernando, Margarita y en el hogar "La Casa del Recuerdo", destinada a personas de edad muy avanzada, que tampoco cuentan con la presencia oportuna y eficiente de la Secretaria de Salud de Bolívar.

Esta región de Bolívar es el núcleo humano y físico conocido como la Depresión Momposina, en realidad un compendio de necesidades, privaciones materiales y de promesas que ya ni en épocas electorales se escuchan, pues el aislamiento es casi total.

La gobernación de Bolívar no atiende con prontitud al personal médico-asistencial, ni al de empleados que tienen bajo su responsabilidad tareas como el aseo del hospital la Santa María, donde se recibe mayor demanda de personas humildes, campesinas, ciudadanos de Mompox y localidades vecinas de la isla que no tienen más a dónde acudir en busca de atención facultativa.

Bustamante sostiene que es urgente que la alcaldesa de Mompox y los funcionarios asignados al renglón de salud pública "nos sentemos y se presenten vías de solución, pues esto no admite más esperas o promesas".

Al personal de planta del hospital la Santa María le deben 4 meses de sueldo y al de contratación 7, declaró Luz Vásquez, dirigente local de ANTHOC en Mompox. "Cada día hay menos recursos ", afirmó.

Caso aparte es el de la Mesa de Víctimas, en Mompox, agrega Bustamante: "exigimos se cumpla la Ley
1448 de 2011 y el decreto 4800, pues muchas víctimas como adultos mayores y niños ya no reciben ayuda alimentaria, hay hambre, son   1.200 personas censadas en Mompox, hay mucha indignación, la administración no cumple".

Álvaro Lemus, asesor de la mesa de víctimas también considera que tanto la alcaldesa de Mompox Nubia Quevedo, como la Secretaria de Salud de Bolívar deben ponerse a la altura de las graves circunstancias sociales que saltan a la vista en esta importante región del Caribe colombiano.

"Los festivales de jazz y el folclor en Mompox son importantes para la imagen histórica y cultural de la región, pero hay que mirar la dura realidad de una crisis humanitaria acumulada y explosiva", agrega Roberto Bustamante.