La Universidad que lo formo como abogado egresado de la facultad, en 1966, lo conoció muy de cerca durante mucho tiempo, hasta el momento de su magnicidio, su admiración y respeto hacia él porque, definitivamente su pensamiento es una impronta en ese escenario académico, y lo destaca como uno de los hombres insignia, porque allí fue un destacado profesor de derecho penal y un exalumno suyo,  también por lo que él significó en la actividad judicial, como destacado juez y magistrado y, por supuesto, como el gran dirigente político de la izquierda que este País conoció, y que fue vilmente asesinado.

Leer más...

Más artículos...