Caldas
Tipografía

Representantes comunitarios afirmaron que estos hechos de violencia buscan desestabilizar "el ejercicio de la autoridad en la jurisdicción de nuestros territorios ancestrales".



La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) denunció este jueves el asesinato de Elvia Azucena Vargas, de 30 años de edad, miembro del Consejo Regional Indígena en el departamento de Caldas, al centro del país.

"Las autoridades indígenas del Resguardo exigimos toda la contundencia de las entidades competentes para que capturen a los responsables, investiguen, esclarezcan, juzguen y condenen a los actores materiales e intelectuales de este hecho", expresó la ONIC en su cuenta Twitter.

Vargas era residente de la Comunidad de Portachuelo, Resguardo Indígena Cañamono Lomaprieta, y su homicidio se suma a "la larga lista de muerte a líderes indígenas, defensores de los derechos colectivos de nuestra comunidad".

En el texto, la ONIC solicita al Ministerio del Interior que se pronuncie públicamente sobre los hechos ocurridos, así como aplicar "los procedimientos necesarios y pertinentes (...) para proteger a nuestra comunidad que está amenazada por los reiterados hechos de violencia".

Asimismo, exigen al presidente colombiano Juan Manuel Santos ordenar una investigación "contundente, veraz y oportuna" para identificar a quienes planearon y ejecutaron este hecho.

ONIC pidió al Estado contundencia en el "esclarecimiento de estos hechos, que hacen parte de un genocidio sistemático que hace años se viene dando en contra del movimiento indígena de Caldas".

Finalmente, instaron a la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas que solicite al Gobierno colombiano "investigaciones contundentes" para condenar a los responsables de los homicidios de Fernando Salazar Calvo, Alcibíades de Jesús Largo Hernández.

Gráfica pie de foto.- Exigen al Gobierno colombiano dar respuesta de las investigaciones sobre los homicidios de líderes indígenas en la región. Foto: @NohoraPochi

TeleSUR