Cauca
Tipografía

El 7 de agosto de 2018, el presidente Duque prometió a las víctimas que habrá “reparación moral, material y económica por parte de sus victimarios y que no serán agredidas por la impunidad”.



Solo han pasado 3 días de la posesión del presidente Duque, y nosotros las víctimas del Estado, nosotros las nasas (Paeces) del norte del Cauca vemos como las palabras se las llevan los vientos de agosto.

Hoy 10 de agosto de 2018 a eso de las 2 a 3 de la tarde más de 200 hombres portando uniformes de la policía nacional y el ESMAD, y personal de la seguridad privada, llegaron a la hacienda la Emperatriz y Canaima, todos armados hasta los dientes, con material de guerra, con el objetivo de desalojar a la comunidad que mantiene la memoria viva y no olvidan que el 16 de diciembre de 1991, 20 compañeros indígenas murieron recuperando tierras en la finca el Nilo.

Los armados, sin medir consecuencias, dispararon sus armas de guerra, tiraron gases lacrimógenos y con ello causaron incendios en la finca la Emperatriz, además hirieron a varias personas indígenas que, al escuchar el desalojo armado, acudieron en apoyo a la comunidad que libera la madre tierra.

Hoy le recordamos a los colombianos que la comisión Interamericana de derechos humanos C.I.D.H. de la OEA, declaró al Estado Colombiano culpable por omisión de la masacre el Nilo. También recordamos que el presidente Samper en nombre de los colombianos reconoció públicamente su responsabilidad, pero hoy el mismo Estado ataca de nuevo a la comunidad que insiste por derecho a poseer la tierra.

La Emperatriz, no es un capricho, esta finca ya está pagada con sangre.

Fue en la finca la Emperatriz, donde se planeó la masacre del Nilo y además hace parte del listado de fincas que el gobierno de turno se comprometió adquirir para reparar a las víctimas de la masacre.

Instamos al nuevo gobierno colombiano a revisar y cumplir con los compromisos que sus antecesores han ido adquiriendo en nombre del Estado Colombiano. Además, a que cumpla con su palabra de reparar a las víctimas.

También instamos a que cumpla los pactos internacionales firmados por Colombia, para ello le recordamos que la comisión interamericana de Derechos Humanos en su artículo 4 – 1 dice:

“Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley…”.

Los hechos de hoy, son una grave violación de la obligación de garantizar el derecho de toda persona a que se respete su Vida, y al deber especial de protección de los miembros de la Comunidad Indígena Nasa (Paez) del norte del Cauca.

Responsabilizamos a la fuerza pública de todo hecho que atente contra la vida y la tranquilidad comunitaria, debido a que en este momento la fuerza pública está desplegada alrededor de la finca la Emperatriz.

Autoridades indígenas de Huellas Caloto, 10 de agosto de 2018.

Addendum:
En la tarde del 10 de agosto la comunidad expulsó a la fuerza pública en la finca Canaima, tres kilómetros abajo de La Emperatriz, tierra que también está en proceso de liberación.

Desde el miércoles 8 de agosto la seguridad privada de Incauca hostigó a los liberadores que bajan a Canaima a las labores de cuidado de plantas y animales, he hicieron disparos, sin consecuencias.

El 10 de agosto empezó a llegar ejército, seguridad privada y finalmente el esmad (policía antidisturbios). Ejércitos privados al servicio de Ardila Lule, empresario cañero, y uno de los hombres más ricos del mundo (según Forbes).

Al tiempo llegó mucha gente de las veredas cercanas. Les dispararon gases y balas, pero la comunidad en ningún momento retrocedió. Un liberador fue herido levemente en una pierna.

Los encargados de la poderosa (cauchera) entraron en función y detuvieron el avance de los ejércitos armados, que fueron retrocediendo hasta que finalmente fueron expulsados de Canaima hacia las cuatro y media de la tarde.

Posteriormente la comunidad se reunió a celebrar una nueva hazaña en el camino de la liberación.

Canaima es también tierra en proceso de liberación y los ejércitos armados hasta los dientes retroceden ante la dignidad que libera la Madre Tierra.

Pueblo nasa, Norte del Cauca, Colombia (extractos).

Gráfica .- La comunidad liberadora expulsa a ejército y ESMAD de Canaima


Fuentes:
http://www.cric-colombia.org/portal/el-derecho-a-la-tierra-los-indigenas-de-huellas-caloto-lo-seguimos-pagando-con-sangre/
http://www.cric-colombia.org/portal/la-comunidad-liberadora-expulsa-a-ejercito-y-esmad-de-canaima/