Cauca
Typography

(Extractos).- Un nuevo hecho de sangre contra los indígenas fue perpetrado por desconocidos en la noche del lunes 26 de agosto. La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) rechazó el asesinato del comunero Iván Mejía, un ataque que se suma a la violencia existente en el departamento del Cauca (…)



Mejía, de 24 años, fue atacado por desconocidos que le dispararon cuando se movilizaba por el sector de la Bocatoma del Palo (…)

Entretanto, el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) manifestó su repudio contra un nuevo ataque armado a indígenas que se movilizaban en un autobús en una zona rural del municipio de Suárez.

Sujetos armados dispararon contra el vehículo que transportaba unas 40 personas entre campesinos, docentes, mujeres, adultos, jóvenes y niños.

Según las denuncias de las comunidades, también viajaban integrantes de la unidad administrativa y guardias indígenas, que habían integrado una comisión humanitaria en el territorio.

El vehículo fue impactado a la altura del sector conocido como Cruce de la Estrella, pero se descartaron personas heridas.

El CRIC condenó “este acto de guerra que viola los estándares humanitarios, en el marco internacional de los derechos humanos, denunciamos la barbarie contra los pueblos indígenas guardianes de la vida, el territorio y las comunidades” y manifestó su voluntad de seguir tejiendo desde el pensamiento la construcción hacia la paz estable y duradera.

Asimismo, invitó a la comunidad internacional “a realizar seguimiento al proceso de paz y los múltiples quebrantamientos que el gobierno colombiano ha causado a la implementación de los acuerdos, las causas de ello son los efectos que hoy se viven en contra de nuestros pueblos indígenas”.

En dicho entorno, la ONIC declaró recientemente emergencia humanitaria por la muerte de más de 158 nativos desde la firma en 2016 del Acuerdo de Paz entre el Estado y la exguerrilla FARC-EP.

“Nos vemos en la obligación ética y política de declarar la situación de emergencia humanitaria, social y económica en todos los pueblos indígenas de este país”, informó en conferencia de prensa.

Desde la firma del Acuerdo de Paz, más de 750 líderes sociales fueron asesinados en Colombia, 158 de ellos pertenecían a los pueblos indígenas.

Durante el año transcurrido de la llegada al poder del presidente Iván Duque, más de 94 miembros de esas comunidades fueron ultimados, apuntó la ONIC.

Es fundamental que el Estado reconozca las formas propias de protección de los pueblos originarios, es decir, que la guardia indígena es la que realmente cuida el territorio y hacen control social. Nosotros no queremos ningún actor armado, sea legal o ilegal. Lo que queremos es equilibrar y armonizar nuestro territorio para estar tranquilos, declaró a Prensa Latina Oscar Montero, asesor de la Organización.

Fuente:
https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=301096&SEO=rechazan-en-colombia-asesinato-de-indigena-en-departamento-del-cauca