Córdoba
Tipografía

Este 24 de diciembre fue encontrado sin vida el cuerpo del activista social y campesino Guillermo Javier Artuz Tordecilla, quien venía trabajando con la Asociación de Campesinos Productores De La Vereda La Osa (ASCAPRODESA).



El luchador campesino había desaparecido el pasado 22 de diciembre, cuando a las 9 de la mañana salió de su casa rumbo a su lugar de trabajo. Desde entonces no se tenía noticia de él, hasta que el día de hoy fue encontrado muerto a la orilla del río, a la altura de chapinero en Tierralta, Córdoba.

El asesinato de Guillermo Javier Artuz Tordecilla se suma a una serie de crímenes que se han presentado en el mes de diciembre contra luchadores agrarios y campesinos en Tierralta-Córdoba. El pasado 15 de diciembre el teniente del Ejército Ferney Vega Padilla asesinó al joven campesino Alexander José Padilla Cruz, en la vereda El Limón en Tierralta. Las Fuerzas Militares expidieron un comunicado en donde intentaron justificar el asesinato del joven labriego argumentando su participación en el cultivo de coca.

Según el informe realizado por la Fuerza de Tarea Conjunta del Nudo de Paramillo, el viernes 15 de diciembre dos campesinos fueron detenidos transportando dos bultos de hoja de coca, cuando se movilizaban a caballo por vía rural de Tierralta. Según esta versión el asesinato de Alexander Padilla se presentó cuando los dos campesinos intentaron escapar, por lo que los militares abrieron fuego con ráfagas de fusil contra los labriegos. Con esta acción se evidencia el trato militar y criminal que el Estado le da a los cultivadores de coca, como si el cultivo de la planta ancestral fuera motivo suficiente para asesinar campesinos en Colombia.

Pese al intento de justificación del Ejército, según testimonios de testigos, el asesinato se presentó sin que hubiera existido altercado o intento de fuga de parte de los campesinos, por lo que se presume un nuevo caso de ejecución extrajudicial por parte de las fuerzas militares.

Como reacción y protesta frente al asesinato de Alexander Padilla, al día siguiente se presentó una movilización de 200 campesinos que exigieron el fin de la persecución contra los cultivadores de coca, no más asesinatos de luchadores sociales, como verdad y justicia en el caso de Alexander Padilla.

Luego de estos hechos, para el día 20 de diciembre, el grupo paramilitar autodenominado Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), asesinó a Gonzalo Antonio Martínez, de 34 años de edad, quien era presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Pechinde de Tierralta – Córdoba. El luchador social fue detenido, secuestrado, torturado y asesinado por la estructura paramilitar cuando se movilizaba por la vía que conduce del municipio de Carepa, en el departamento de Antioquia, hasta el corregimiento de Zaiza en Tierralta-Cordoba.

Son ya tres luchadores sociales asesinados en Tierralta tan sólo en el mes de diciembre, pero en total son 5 asesinatos en este mes, entre ellos el de un moto taxista, lo que ha generado un clima de terror que amenaza con el desplazamiento de cientos de familias, ya que se evidencia una autentica campaña militar y paramilitar que busca el exterminio del movimiento social y agrario de Córdoba.

CEP Enraizando