Córdoba
Tipografía

La Corte Constitucional de Colombia ordenó atención médica inmediata y reparación de daños materiales en cultivos y recursos físicos de las comunidades del departamento de Córdoba, por efectos de la explotación del níquel que se extrae de la mina de Cerro Matoso.



La Compañía Minera Cerro matoso S.A propiedad de South 32, explota hace más de 30 años la mina de níquel a cielo abierto más grande de Latinoamérica, cuarta del mundo, y se considera que existe un daño acumulado en la salud de los pobladores de Montelíbano y de otras concentraciones humanas olvidadas y cada vez más empobrecidas, en ofensivo contraste con las ganancias de la empresa, calculadas en 15 mil millones de dólares, sólo en 2017 se extrajeron 40 mil 600 toneladas de ferroníquel.

El pronunciamiento de la Corte Constitucional de Colombia sobre el deterioro para la vida comunitaria derivado de la explotación del níquel de Cerro matoso, es resultado de una larga lucha popular, con movilizaciones, denuncias, tutelas y marchas aún bajo amenazas de asesinos del paramilitarismo que actúan de manera impune en el sur de Córdoba.

Se deberá indemnizar a más de 400 indígenas, a conglomerados afrodescendientes no sólo de Montelíbano sino de Guacarí, Pueblo Flecha, Integrantes todos del Consejo Comunitario de Comunidades Negras de San José de Uré.

La CC ordena revisar la licencia operacional de la empresa Cerro matoso y al Ministerio del Interior crear una estructura de consulta previa al pueblo de esa región de la costa, para lo concerniente a la continuidad de la extracción del níquel, pues la concesión se vence en septiembre próximo.

Clínicas y médicos que examinaron a pobladores de Montelíbano y comunidades de la zona, nunca entregan al público los resultados de la inhalación del aire contaminado y de las nubes de escoria de níquel, pero con ayuda de otros análisis científicos se descubrieron nódulos calcificados en los pulmones, enfermedades obstructivas crónicas y sarcomas pulmonares entre campesinos que no disponen de medios para pagar el tratamiento de afecciones mortales.

Cultivos, animales domésticos, acuíferos y especies arbóreas de inestimable importancia para la oxigenación del ambiente, ya se perdieron en la zona de Cerro matoso.

Activistas campesinos del sur de Córdoba denuncian que este daño ecológico y humano de Cerro matoso  es un terrible cuadro derivado de la tan cacareada "locomotora minera" de que se jacta el presidente Santos, que no es cosa distinta de la entrega irreflexiva e irresponsable de las riquezas del subsuelo colombiano, a espaldas de la ciudadanía.

El pueblo campesino de Córdoba también está trabajando en una denuncia sobre el destino de las regalías recibidas por los alcaldes, cabezas de una red de corrupción que no rinden cuentas a nadie.

"No hay desarrollo, no mejora la calidad de la vida, la pobreza se acentúa, desapareció la atención de la salud en varios kilómetros a la redonda cuando la empresa bien puede mejorar el entorno, con lo que se gasta tratando de esquivar el alud de los procesos judiciales", declaró un dirigente del Consejo Comunitario de comunidades negras de San José de Uré

Foto el Tiempo