Huila
Tipografía

Neiva.-El lunes pasado fue introducido por debajo de la puerta, en la oficina de la Corporación Humberto Tafur, un panfleto amenazante contra los miembros de los movimientos políticos de oposición democrática Colombia Humana, Unión Patriótica, Partido Comunista, Polo Democrático, Congreso de los Pueblos y Marcha Patriótica y contra las organizaciones gremiales y sociales CUT, ADIH Y REINICIAR. La amenaza también incluyó a líderes de estas organizaciones como Libardo Chilatra, Juan Manuel González, Francisco Barreto, Lorena Sánchez, Edison Henao, Ricardo Márquez, Paola Medina, Víctor Silva y Andrés Barona. Los autores de la intimidación no se identificaron, pero si colocaron en el encabezado dos rifles cruzados a la manera de las llamadas Águilas Negras. Expresaron su preocupación por el auge de la Colombia Humana y demás organizaciones progresistas y de izquierda “contrarias al proyecto político propuesto por el doctor Iván Duque”, colocándolas como objetivos de sus “Bloques”.

 

Lo verdaderamente tenebroso de este tipo de intimidación es la similitud con otras que se han hecho circular en diferentes zonas del país en las cuales algunos de los amenazados han sido asesinados poco tiempo después. El propósito es generar pánico y desvertebrar los movimientos democráticos para garantizar la plena hegemonía de las fuerzas de la extrema derecha en la sociedad. Algo similar sucedió en la época de la violencia en los años 50 y también durante el Frente Nacional. Como toda acción genera reacción, el resultado ha sido mantener el país anegado en sangre y violencia impidiendo su progreso económico, social, político y cultural.

Después de los Acuerdos de Paz de La Habana, firmados en el Teatro Colón de Bogotá el 24 de noviembre de 2016, ya van cerca de 400 el número de líderes sociales asesinados en todo el país. También crece el número de amenazados. En respuesta, diversas organizaciones populares impulsaron la llamada “Velatón” en el anochecer del viernes 06 de julio pasado, en muchas ciudades del país incluyendo a Neiva, Pitalito y La Plata, con cerca de un millón de manifestantes. El pasado miércoles 05 de septiembre miles de estudiantes universitarios colmaron la plaza de Bolívar pidiéndole al presidente Duque frenar esta ola de terror en Colombia. Si El Estado no es capaz de detener la ola criminal y de intimidación contra las organizaciones y los líderes populares, se convertirá en un Estado fallido, dejando a la sociedad a merced de los criminales. ¡Es hora de actuar señor presidente!


La Nación