Magdalena
Tipografía

La situación de la Ciénaga Grande de Santa Marta es "de agonía" de acuerdo con los términos concluyentes empleados por los expertos de la Ramsar Wetland Conservation Fund, quienes entregaron un informe de una investigación que comenzó en agosto del año pasado.



La Ciénaga Grande de Santa Marta es el más grande complejo de humedales de Colombia, y el informe RAMSAR significa que el Estado no ha cumplido su obligación internacional de proteger el humedal.

RAMSAR dice que hay "cambios fuertes" en la ecología de la Ciénaga Grande de Santa Marta y recomienda que de inmediato se inscriba ese ecosistema en el REGISTRO MONTREUX donde están los humedales más amenazados del mundo.

Entre los orígenes del desastre ecológico de la Ciénaga Grande de Santa Marta el informe cita la sobre explotación y contaminación, la disminución del agua dulce por exceso de sedimentos, la obstrucción de canales y obras viales que bloquearon el flujo de aguas y la disminución de peces.

RAMSAR cita la llamada vía de "la prosperidad", los enormes monocultivos de palma y banano y la ineficiencia de obras hidráulicas entre Barranquilla y Santa Marta como los factores que tienen en riesgo a la laguna costera más grande y productiva del Caribe colombiano, a la que se le hicieron además 27 kilómetros de diques ilegales.

Con fines de lucro personal, grandes terratenientes de la costa norte colombiana hicieron rellenos para montar fincas, agregando grupos paramilitares para amedrentar a la comunidad pesquera del Magdalena.

La Ciénaga Grande de Santa Marta tiene una extensión de 45.000hs, su espejo de agua es de 730 kms2 y de inmediato queda como "Humedal RAMSAR".

Para la gran agrupación pesquera ancestral de la Ciénaga Grande de Santa Marta, el informe de RAMSAR no es sino una comprobación de muchos años de denuncias contra los robos y rellenos financiados por grupos mafiosos de mucho poder, de peticiones jamás escuchadas por los gobiernos para tener agua potable, centros de salud, mejoras materiales de sus casas y el fin de la miseria y el hambre entre niños y adultos.

Todo en este lugar clasificado como "Santuario de Fauna y Flora de la Ciénaga Grande del Magdalena" tiene el aspecto del paraíso que nunca fue.