Magdalena
Tipografía

La Confederación Indígena Tayrona le notificó al gobierno colombiano que van a asumir la defensa de la Sierra Nevada de Santa Marta contra la minería, con una respuesta unificada de la comunidad arhuaca.



Los arhuacos ocupan la ladera oriental de la Sierra Nevada de Santa Marta, norte de Colombia, Región Caribe, son cuatro tribus emparentadas entre sí, afectadas por una crisis humanitaria prácticamente ignorada por los grandes medios informativos de este país.

Los desalojos de los arhuacos están diezmando a este grupo étnico, su lengua aborigen también podría desaparecer, advierten dirigentes de la Confederación Indígena Tayrona.

Afirma la CIT que "el gobierno colombiano debe respetar la madre tierra y mantener la Sierra Nevada de Santa Marta libre de la minería".

La comunidad arhuaca tiene claro que la Corte Constitucional de Colombia declaró la Sierra Nevada de Santa Marta territorio sagrado y que la defensa contra la minería, el desalojo y la depredación, se encuentra dentro del Acuerdo para una PAZ justa y duradera, y así se lo recordaron al Ministerio del Interior.

Uno de los dirigentes de la CIT declaró que hoy los indígenas arhuacos están en capacidad de crear y ser parte de una visión de Política Pública.

"Los arhuacos no somos los únicos que nos beneficiamos de los frutos naturales, frutas y verduras de la Sierra van a los mercados de la Región Caribe y del interior de Colombia.

"La Sierra Nevada de Santa Marta produce agua potable para 1.5 millones de personas pero este recurso vital puede perderse pues según un estudio meteorológico, en 2040 la nieve habrá desaparecido por completo de su pico, hoy de la sierra bajan 30 ríos, somos una fábrica de agua y mucha gente ignora eso" hizo notar otro activista de la CIT.

Para impedir la minería y la depredación y para denunciar el atropello del paramilitarismo los arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta solicitarán acompañamiento internacional de defensores del medioambiente y de los países acompañantes del Acuerdo de PAZ firmado entre el gobierno colombiano y las FARC, hoy transformadas en actor político sin armas.

Foto. Indígenas arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta, conservan sus vestimentas y su lengua, y rechazan la minería y la depredación de sus recursos. B