Magdalena
Tipografía

De ahora en adelante, para explorar la posibilidad de encontrar petróleo en la Sierra Nevada de Santa Marta, primero tendrán que consultar a la comunidad indígena de los arhuacos, dueños naturales de ese territorio, pues así lo ordena una tutela ganada contra la multinacional canadiense "Azabache".



Edward Álvarez, abogado asesor de los arhuacos en temas territoriales y ambientales, expresó que no es la primera vez que el pueblo se ha movilizado contra una gran cantidad de títulos que pretenden explotar la Sierra Nevada de Santa Marta.

Santos, presidente de Colombia, autorizó de manera inconsulta a la empresa canadiense para que hiciera trabajos de extracción en la cuenca hidrográfica de Aracataca.

La cuenca de Aracataca es parte del territorio ancestral del pueblo indígena Arhuaco, que viene exigiendo que la Sierra Nevada de Santa Marta sea "Territorio Libre de Minería".

Los arhuacos, en el caso de la canadiense Azabache, no fueron consultados y eso los llevó a presentar en un juzgado de Santa Marta, la acción del caso, despacho que a su vez, ofició a la autoridad nacional de licencias ambientales para dejar establecido el proceso de consulta previa.

Los arhuacos exigirán que las consultas se hagan ceñidas a los estándares internacionales, para que el pueblo pueda objetar el proyecto

Las instituciones de control ambiental de Colombia negaban que en la Sierra Nevada de Santa Marta habían dado permisos para perforar ese territorio.

También se ha culpado a la Corporación Ambiental Regional del Magdalena de haber dado permiso para extraer agua de la cuenca del Río Aracataca, actividad que causó daños ambientales a un recurso que los arhuacos vienen defendiendo hace muchos años.

Los canadienses de "Azabache", han llegado al extremo de prohibir el libre tránsito de los indígenas arhuacos dentro de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Los defensores del medioambiente en la Región Caribe, precisaron que es responsabilidad del Estado, prevenir los daños ambientales que puedan causarse a la Sierra Nevada de Santa Marta.

Hay mucha preocupación entre los arhuacos pues actualmente, están cursando 1.000 solicitudes mineras para la Sierra Nevada de Santa Marta.

Aunque hay sentencias de la Corte Constitucional de Colombia para proteger la Sierra Nevada de Santa Marta, los directivos de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales ANLA, parecen tener como meta, acabar con ese ecosistema, precisaron activistas arhuacos.

Hoy, más de 5 millones de personas se benefician del agua que produce la Sierra Nevada de Santa Marta, desde su gran macizo de 17 mil kmts2.

"Seguimos movilizados y alertas en toda la Sierra Nevada de Santa Marta pero su protección es responsabilidad del Presidente de La República, los argumentos sobre la defensa de la sierra no son negociables" advierte la Confederación Indígena Tayrona.