Nariño
Tipografía

Zabier Hernández Buelvas es comisionado de paz del municipio de Pasto, es defensor de derechos humanos, ensayista y poeta.



Recién conversábamos con Pedro Arenas sobre la pésima implementación de esta transición hacia los cultivos lícitos en Nariño y Putumayo y quedamos un poco desconsolados por lo ocurrido en Tumaco, que no deja de ser una continuidad siniestra de hechos violentos encabezados por las fuerzas de seguridad del Estado colombiano.

Cuéntanos la ultima hora de lo que está pasando allí en Tumaco.

Me parece pertinente y muy importante contarle al pueblo ecuatoriano de nuestras visiones, lo que está pasando. Como decías estoy este momento en la zona veredal  de la playa, queda distante del punto exacto de donde ocurrieron los hechos, hora y media. Viajé desde pasto esta madrugada cinco horas y estamos a la espera del ministro del Interior y el vicepresidente de la República el Sr. Naranjo. Va a haber una reunión donde vamos a exponer también nuestras visiones, nuestras exigencias para este territorio, para reparar a este territorio que ha sido tan inutilizado estos últimos días.

Justamente, las Farc vienen sosteniendo desde hace meses que el gobierno está incumpliendo con su parte, en lo que tiene que ver con los acuerdos de paz y sobre todo en los referente a las zonas veredales. ¿Qué balance se puede hacer al respecto y que implica también la desmovilización de las Farc para las comunidades campesinas allí en el sur colombiano?

Lo que primero que creo yo que hay que decir es que no solo no están cumpliendo a las Farc en ese 10% que todos los especialistas académicos han dicho que tiene de beneficios para las Farc en los acuerdos, de todos los acuerdos solamente un 10% son de beneficio concreto para las Farc, el 90% para beneficio de las comunidades y los territorios. Entonces, le ha incumplido especialmente a los territorios y a las comunidades, por ejemplo, lo que pasó en El Tandil, en Tumaco, se muestra el incumplimiento por varias razones, primero porque no hay un desarrollo normal, adecuado de los PNISC que son los programas nacionales de sustitución integral de cultivos. Pero además el Estado no ha entrado a los territorios que dejó las Farc para garantizar la seguridad de las comunidades. Entonces las comunidades por mucho que quieran erradicar, que quieran organizarse, tienen factores de inseguridad que el Estado no ha podido resolver para garantizarles la vida a los dirigentes y a las comunidades para poder asumir estos procesos

Esto como que le da un fundamento muy fuerte a todas estas críticas porque realmente estamos viendo como la paz no termina de llegar a Colombia y como el silencio de los fusiles, justamente ha dado lugar a un montón de reclamos que estaban invisibilizados por todo esto. Pero en este camino hacia la paz esta semana hubo dos hechos que me parecen importantes remarcar que son positivos, que por un lado es la conformación del equipo verificador del alto al fuego entre el gobierno y el ELN  y por otro el blindaje constitucional que le dio la corte al otorgarle vigencia al acuerdo por 12 años, es decir los próximos tres gobiernos, ¿que nos puedes decir de esto, Zabier?

Esto sin duda es muy importante, son noticias muy alentadoras, debo agregar a eso que ya dos días antes de la sentencia, la corte blindando los acuerdos, se había dado un hecho importante en el congreso y era que las comisiones conjuntas del senado y cámaras habían definido aprobar los artículos más polémicos de Justicia Especial para las Farc, que era la participación política de las Farc independientemente que el proceso de justicia especial vaya avanzando y lo otro era la responsabilidad de los mandos de la fuerza pública en los hechos de afectación y regulación de los derechos humanos de la población civil. Esto, junto al blindaje jurídico y junto hoy acaba de salir una sentencia del Consejo de Estado también blindando y negando la posible extradición de los insurgentes a Estados Unidos, o a cualquier país, porque quedan blindados también en la exceptibilidad de la no extradición de los insurgentes.

Todo esto es muy importante, algunos están haciendo la tarea: el congreso, la sociedad, pero el gobierno en temas de implementación en los territorios está muy quedado y ahí la tarea es dura, compleja, muy difícil.

Zabdier, la verdad es que me gusta escucharte y que puedas hacernos este detalle pormemorizado de esos avances, que realmente no forman parte de la agenda comunicacional en el planeta y me parece que son pequeños avances que son muy importantes para poder consolidar este proceso. Claro, para poder tener una salida pacífica, noviolenta de esta guerra que tuvieron los colombianos por tantos años; indudablemente la política es la herramienta para ello. Las elecciones son el próximo año hay una fuerte incertidumbre, hay muchos candidatos que están en danza; eso a mí me da la sensación que hace más difícil que se pueda competir contra las fuerzas que se oponen a la paz, que encabeza el sr. Álvaro Uribe, pero como vez el panorama político y una preguntita más, ¿qué esfuerzos se están haciendo desde la base para que algunos dirigentes dejen de lado sus egos y se pongan al servicio de consolidar este proceso de paz con justicia social?

Te agradezco mucho la pregunta porque es clave en el momento que vive el proceso de paz, es claro que, si no logramos generar una unificación de todas las fuerzas alternativas, progresistas y defensoras de la paz, existe el peligro de que se suban al gobierno fuerzas oscuras, fuerzas que piensan hacer trizas el acuerdo y esta es una preocupación.

Precisamente desde Nariño. Nariño es un departamento donde hay unas experiencias populares y de participación política alternativa muy interesantes e históricas. Por ejemplo, les doy un dato; en los ocho años de gobierno de Uribe, Uribe hizo seis elecciones, incluido un referéndum y todas las perdió en Nariño, mientas en el resto del país ganaba, en Nariño perdió y aquí hay un proceso unitario de las fuerzas alternativas y sociales que, precisamente, estamos formulando, va a salir una carta pública en los periódicos nacionales, hemos hecho un esfuerzo grande para publicarla, pidiéndole a las fuerzas nacionales que se unan. Incluso, nosotros tenemos nuestras formas particulares de hacer las cosas, hemos dicho “no vengan a Nariño si no vienen unificados”.

Es para decirte que estamos trabajando en esa idea de la unidad de todas las fuerzas humanistas, progresistas del país para tener una presidencia que sea amigable con los acuerdos, que permita el desarrollo y la implementación de los mismos y que,eso también tiene que estar reflejado con los procesos políticos del territorio, también venimos trabajando muy duro para elegir representantes genuinos del pueblo que permitan avanzar territorialmente en la construcción de la paz.

Como Ecuador tiene una larga frontera con Colombia y, justamente, Nariño esta pegadito, puedes hacer una mirada, por un lado de las implicaciones que tiene esta fragilidad, en la que vemos ciertos acuerdos que se firmaron en La Habana, la situación en Nariño y también de que modos la ciudadanía ecuatoriana, la gente de la frontera puede convertirse en un apoyo al proceso de paz, ¿cómo lo ven ustedes desde Nariño?

Esa pregunta es compleja, pero quiero empezar con lo siguiente, yo estuve en la misión humanitaria que entró el pasado domingo 8 de octubre, estuve incluso en el momento en que la policía disparó contra la misión humanitaria, estaba de cuarto en la fila en que íbamos en la búsqueda de un cadáver, de uno de los campesinos asesinados y hay cosas muy graves en esa situación y los impactos que esto produce en un aspecto poco hablado, poco desarrollado que es el tema de la confianza de las comunidades, de los ciudadanos, de los habitantes en las instituciones del Estado, que se profundiza esa desconfianza, ese temor a las instituciones del Estado que están encargadas de velar por los derechos de los ciudadanos, pero que en un momento dado transgreden esa misión institucional y terminan violando los derechos humanos y peor aun lo que uno ha visto, por ejemplo, queriendo acusar a los mismos campesinos de ser los responsables de los hechos, acusándolos de lanzar bombas, cilindros. Yo estuve en el lugar preciso de los hechos y no hay ningún vestigio de bombas, de cilindros, lo que hay son vestigios de proyectiles de fusil por todo el lugar. Y estuve también en esa misión humanitaria que atacó la policía y es increíble como un grupo, que representa el estado, actúa de manera desinstitucionalizada, los mismos campesinos decían “actúan como paramilitares”.

Entonces, todo eso es lo que nosotros estamos tratando en el territorio de reconstruir las confianzas, de que las comunidades vuelvan a creer en el proceso de paz, que muchos de estos obstáculos pueden ser vencidos, resueltos y que solo la unidad del pueblo puede garantizar esa posibilidad de avanzar en la implementación de los acuerdos de la construcción final de una paz duradera

Tú dijiste en tu primera respuesta de que ustedes van a esta reunión que se va a dar ahora con el vicepresidente y las autoridades con una agenda concreta, ¿cuál es la agenda con la que van?

Vamos a proponer primero que sea retirada la fuerza pública que se encuentra en este momento en el territorio de El Tandil, y de las veredas del playón, Puerto Rico, Mataje, de La Montañita. Es decir que una forma de volver a recuperar un estado en el cual podamos dialogar, debe ser la desmilitarización del territorio; segundo, queremos que haya justicia, que haya verdad, que haya reparación, se han dado algunas acciones importantes pero insuficientes, se desligaron de la policía 102 uniformados, se sometieron a investigación 4 de los que participaron en el hecho, pero eso no asegura una verdad ni la reparación de las víctimas, no asegura una justicia completa. Necesitamos que haya justicia y reparación, que haya responsables de los mandos que ordenaron esta acción. Y tercero vamos a solicitar que reinicie el proceso de diálogo y concertación de formulación y de avance del PNISC que es el programa de erradicación y sustitución voluntaria de cultivos, acordado en La Habana y como cuarto adicional que se brinde las garantías a las comunidades. Estas garantías no son solamente militares y policiales, son una presencia integral del Estado que llegue el hospital, que legue la escuela, que llegue el ICBF, que lleguen las instituciones del Estado y, sin duda, con un componente de policía y ejército que permita una presencia integral, que permita la seguridad del proceso. Y finalmente pedimos que este punto en especial de El Tandil sea tomado como un territorio piloto de intervención integral del Estado de manera inmediata, mientras avanza el PNISC, se aprueba en el congreso, porque entre otras cosas, no se ha aprobado la ley de reformas integral rural en los acuerdos de La Habana, ese es uno de los aspectos más atrasados, mientras eso avanza que El Tandil y el Playón, que son las veredas donde ocurrieron los hechos, sean inmediatamente intervenidos de una manera integral por el Estado para una inversión social que permita la reparación inmediata de estas comunidades. Eso vamos a plantear y vamos a exigirle al gobierno nacional que resuelva los temas de justicia y de la verdad que se necesita frente a este hecho.

No vamos a desistir en el anhelo de paz que tenemos, quienes están en contra de la paz, cada día se quedan más solos y aislados, con todos los avances que hemos dicho y que vamos a luchar por la verdad, la justicia y la reparación de este hecho de Tumaco.

Pressenza