Norte de Santander
Typography

Luis Alfredo Contreras lideraba proyectos de erradicación y sustitución de cultivos de coca en Sardinata.



Los familiares de Luis Alfredo Contreras Ortega llegaron este sábado a Cúcuta desconsolados debido a la brutal manera como fue asesinado. 

Luis Alfredo  Contreras lideraba en el corregimiento de Las Mercedes en Sardinata, proyectos de erradicación y sustitución de cultivos de coca por cacao. Dicha gestión sería precisamente la razón que justificó el crimen a manos de grupos armados  que hacen presencia en esta región del Catatumbo.

Contreras Ortega, conocido como 'Paramillo', fue presidente de la junta de acción comunal de Las Mercedes y pretendía regresar para seguir avanzando en sus proyectos. En su finca, en Las Mercedes, sembraba cacao y además tenía una camioneta para trasteos.

“Un hermano le dijo que tuviera cuidado con ese tema (sustitución). Pero, él le hablaba de frente a la comunidad. A veces había discusiones sobre el tema con los pobladores, pero no lo habían amenazado”, aseguró un allegado.

Los hechos

El pasado 17 de enero, fue el último día que vieron con vida a Luis Alfredo.

“Luis iba en su camioneta, con su actual pareja, y unos señores lo detuvieron porque supuestamente necesitaban hablar con él. A la  muchacha le dijeron que si se quedaba la mataban. Entonces, ella se fue”, relató otro familiar.

Luis Alfredo fue llevado por los desconocidos en su camioneta. Posteriormente, en el sector El Higuerón, en la vía que del casco urbano de Sardinata conduce al corregimiento de Las Mercedes, fue torturado, baleado y le regaron ácido en el rostro. Las balas lo impactaron en el pecho y la cabeza, ocasionándole la muerte de manera inmediata, hacia las 10:00 de la noche de ese jueves.

Según los deudos, la camioneta fue  abandonada en un sector conocido como La Esperanza. Sumado a ello, los victimarios se robaron todo el mercado que Luis Alfredo llevaba para su finca, donde viven sus cuatro hijos.

Los familiares adelantan las diligencias ante la Fiscalía y el Instituto de Medicina Legal para la entrega del cadáver que posteriormente será llevado a Las Mercedes, donde se cumplirán las exequias.

La Policía de Norte de Santander guarda silencio frente a este y demás crímenes cometidos recientemente en el Catatumbo.

Grupos armados

Las Mercedes le huye a la guerra cada día y noche. Tras la desmovilización de las Farc, los habitantes de esta zona de Norte de Santander creían que por fin iban a poder vivir en paz. Pero, nada más lejos de la realidad.

 Hoy,  esta región vive una espiral de violencia en la guerra por territorio y el negocio de  las drogas que se disputan las disidencias de las Farc, un reducto del Epl (Los Pelusos) y el Eln.

Ello ha desencadenado en el aumento de los cultivos ilícitos, el asesinato de líderes sociales y la llegada de emisarios de carteles mexicanos, que hacen del Catatumbo uno de los más difíciles en materia de seguridad para el gobierno colombiano.

“Las Farc mandaban en la región, eran respetadas e imponían el orden en los territorios frente a los otros grupos. Pero, ahora todos quieren el poder y se disputan las áreas dejadas por esa guerrilla”, precisó un líder de la región.

Según el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci), de las Naciones Unidas, en el 2017 el número de hectáreas cultivadas con coca en Norte de Santander llegó a 28.244, cerca de 4 mil más que en 2016, cuando habían 24.831, y 16.717 más que en 2015, cuando se contabilizaban 11.527.

Foto: La Opinión

La Opinión