Putumayo
Tipografía

El drama para los damnificados de Mocoa continúa. Muchas de las familias que no se encuentran en los albergues oficiales han tenido que improvisar cambuches cerca de sus casas destruidas y temen por sus vidas, porque ríos cómo el Putumayo, el Caquetá, San Juan de Mocoa y Florencia continúan en alerta roja.



Estos mocoanos aseguran que no tienen palabras para expresar el dolor al recorrer su ciudad y ver sus casas y negocios reducidos a escombros. Detrás de la quietud de sus habitantes se respira tristeza, el dolor profundo que enluta a quienes lo perdieron todo.

Otros perdieron a sus seres queridos, pero los sobrevivientes, especialmente los niños que se salvaron de la tragedia, se han convertido en el motor de estas familias para salir adelante.

Las autoridades cerraron el paso a algunos barrios y evacuaron las zonas declaradas en alto riesgo, mientras otros sitios y calles de Mocoa están siendo limpiadas, fumigadas y desinfectadas, como muestra de que, pese a la tragedia, Mocoa se levanta y sus habitantes siguen en la lucha para sobrevivir, para volver a empezar.

Vea la nota completa en este video

Pazífico Noticias