Santander
Tipografía

Ayer falleció en el Magdalena Medio el camarada Lorenzo Camacho, histórico militante comunista expulsado por la persecución política anticomunista, que en Colombia se volvió panorama, a comienzos de los años 70 de la zona cundinamarquesa de Yacopí, Magdalena Medio, la que fue martirizada junto con toda la región con el implacable exterminio de la Unión Nacional de Oposición –UNO− y dentro de ella del Partido Comunista Colombiano.



Lorenzo debió radicarse en zonas campesinas de la vasta región, siendo luego uno de los cofundadores de las organizaciones populares y campesinas, y llegado a ser parte del comité de ética de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra. En la región pudo establecerse, pese a la incansable persecución por motivos políticos e ideológicos, desatada por las fuerzas paramilitares de extrema derecha y por estructuras militares del Estado, y logró formar su familia, que de la misma forma fue perseguida con saña por sus convicciones políticas.

Esa arremetida contra las organizaciones sociales, contra las expresiones de rechazo al estado de cosas y a la forma de dirigir el país que han ejecutado desde comienzos de la vida republicana, debió llevar a varios de sus hijos (así como a otros campesinos de la zona) a empuñar las armas para defender sus vidas y como única alternativa para poder desarrollar actividades políticas.

La muerte de Lorenzo Camacho priva a sus compañeros de la organización campesina de sus valiosos aportes, de sus amplios y sólidos conocimientos, de sus experiencias aleccionadoras y sus directrices, siempre acertadas; de su fino humor y su vena artística y cultural; y al Partido Comunista lo priva de poder recopilar más a fondo las historias del exterminio olvidado a que fue sometido durante la trágica época de la UNO (1972-1980), que antecedió al exterminio de la Unión Patriótica, y por lo que el PCC ha decidido llevar el caso del crimen masivo ante los organismos internacionales.

A la familia del camarada Lorenzo Camacho, en particular a su esposa y a sus hijos, y muy especialmente al camarada ‘Balmore Ortiz’, excomandante del IV Frente de las FARC-EP, ahora cuadro político del partido FARC, el Partido Comunista Colombiano en Santander les extiende el cálido y fraternal saludo con ocasión de esta pérdida irreparable, y manifiesta que seguirá de forma incansable en el accionar por alcanzar la verdad histórica que reivindique la justificación del alzamiento armado guerrillero que en el país debió darse, cuando desde el poder, a fines de 1945, el Estado lanzó la arremetida violenta para desmantelar las organizaciones sindicales, sociales y populares y al Partico Comunista.

Partido Comunista Colombiano
Comité Ejecutivo Regional de Santander
Bucaramanga, marzo 6 de 2018.