Santander
Tipografía

Lamentamos informar que esta noche (mayo 23) falleció el camarada Carlos Lozano Guillén, director del semanario VOZ –la verdad del pueblo−, miembro del Comité Central del Partido Comunista Colombiano, histórico dirigente de la izquierda del país, e incansable luchador por alcanzar la anhelada paz para Colombia.



Carlos Lozano, abogado y periodista, nacido en Ibagué, Tolima, desde su juventud estuvo vinculado a las causas obreras y populares, desempeñó cargos de representación popular, y el país se privó de haberlo tenido como Senador, por el clima anticomunista imperante. Fue destacado periodista de varios medios nacionales e internacionales, autor de varios libros, en especial sobre los asuntos del conflicto y la paz; amigo cercano de grandes personalidades del mundo entero; maestro y educador comunista; profundo teórico y analista y personalidad reconocida por todos los sectores nacionales, aun de los personeros de la reacción y la antipatria.

En el año 2008, en momentos en que arreciaba una campaña en su contra, orquestada por el gobierno presidido por Álvaro Uribe Vélez y su política de falsos positivos y de medidas antipopulares, Lozano fue exaltado por la República Francesa con el grado de Caballero de la Orden de la Legión de Honor, lo que ayudó, junto con las enormes presiones nacionales e internacionales a desbaratar las acusaciones en su contra urdidas por el gobierno y la fiscalía, que lo tildaron torcidamente de estar inmerso en esa fábula que llamaron la “Farc-política”.

En los últimos años el camarada Carlos Lozano, además de su denodada lucha por la paz y la convivencia, por el fortalecimiento de las expresiones políticas alternativas, por la profundización de la educación obrera y popular, por el esclarecimiento del genocidio contra la Unión Patriótica y el Partido Comunista (del cual él mismo fue sobreviviente), tuvo que batallar contra un agresivo cáncer múltiple y contra el criminal sistema de salud privatizado y convertido en negocio inhumano del capitalismo salvaje y neoliberal, que en su caso particular estuvo patente en la desatención, rayana en lo delictual, de parte de ese emporio llamado EPS-Coomeva, que incluso pese a acciones de tutela, hasta el último minuto del aliento de Carlos esgrimió toda suerte de argucias para negarle la atención oportuna y los medicamentos esenciales para tratar sus dolencias.

La muerte del camarada Carlos A. Lozano Guillén, sin embargo, llena de nuevos bríos a la militancia comunista y su partido para continuar sin pausas en la lucha hasta alcanzar la verdadera paz en Colombia, para fortalecer las filas de las propuestas alternativas y populares.

¡Paz en la tumba, siempre florida de Carlos Lozano Guillén! ¡Un abrazo fraterno y solidario a su familia y allegados, y a toda la militancia comunista del país!

Partido Comunista Colombiano
Comité Regional e Santander

Bucaramanga, mayo 23 de 2018.