Santander
Tipografía

¡Cuánta razón tenía Petro cuando advirtió que la Registraduría fraguaba un fraude electoral! Aunque al señalar que se urdía en favor de Vargas Lleras, quedó indemne el plan B, que era el timo en favor de Duque y el uribismo.



Que el uribismo no reconozca ese hecho −del tamaño de una catedral− no es raro, pues por su prepotencia y megalomanía, ni pruebas, ni testimonios, ni evidencias −para otros incuestionables− podrán hacerlos reconocer el engaño y darle crédito a los impugnadores. ¡Pero que cuestionen las pruebas algunos “periodistas” de medios masivos de comunicación de propiedad del gran capital, como en el caso del palangrista Gustavo Gómez, quien lo hizo hoy en La Luciérnaga de Caracol, raya en la abyección! Arrodillamiento frente a la Registraduría y sus amos uribistas que no es raro, pues públicamente se ha proclamado de esa “corriente de opinión” (!?), a pesar de que debería demostrar y honrar la “imparcialidad y objetividad” de que se vanaglorian bufones como él y otros de sus secuaces.

Pero el cuestionamiento al burdo y monumental fraude debe darse por parte de los ciudadanos del común (no solo los seguidores de los candidatos afectados: Petro, Fajardo y De La Calle), quienes de una u otra forma han sido asaltados en la buena fe con la acción delincuencial de los encargados de la pureza electoral.

Porque la labor que cumplió la Registraduría, y muchos jurados electorales, fletados o por convicción, que se prestaron para ese dolo, busca además tratar de inclinar la balanza en favor del candidato de la extrema derecha para la segunda vuelta, conocedores como son del gregarismo del espíritu humano que hace que una buena cantidad se incline por los argumentos o los resultados de las mayorías.

Es preciso nadar a contracorriente y hacer virales las denuncias del fraude, y la exigencia de la renuncia de registrador; del reemplazo de los testigos electorales comprometidos en el delito electoral, y en encausamiento criminal de esos antisociales.

Ariel Ávila.Denuncias de fraude es vergonzoso.- Foto Bluradio