Santander
Tipografía

Un viejo (murió de 101 años) que era un vergajo y ‘godo’, pero historiador por excelencia y no controvertido, German Arciniegas, (cachiporro y santanderista) escribió hace muchos años en el periódico amarillista ‘El Tiempo’, un artículo, que fue aceptado y reproducido por Antonio Cacua Prada (¡otro hp, alma bendita!) en su libro ‘Los hijos secretos de Bolívar’, algo que era conocido, y muy bien sabido, en los tiempos de El Libertador: Flora Tristán, era hija de “culo e’ fierro”.



Según el relato del cucho Arciniegas, “Bolívar había conocido a Teresa Lisney, esposa del coronel Mariano Tristán en Bilbao, y la había visitado en París antes de su matrimonio con María Teresa del Toro. Se enamora de ella y le escribe cartas afectuosas, que fueron publicadas (muy tiempo después) por su hija, Flora”.

Hubo en los siglos XIX y XX especulaciones sobre la esterilidad de Bolívar, pero él mismo le hizo ‘confesiones’ a Luis Peru de la Croix, que las incorporó el ‘El Diario de Bucaramanga’, en que señaló que “podía comprobar que tuvo hijos”.

Jorge Mier Hoffman (un raro espécimen de una fauna bolivariana) que tiene una página web al respecto, documenta sus afirmaciones, y conecta a Bolívar, y Flora con Karl Marx.   Otro, apoyado en la historia, también cuenta que el cura José Secundino Jácome, nacido en 1814, en Gramalote (actual Norte de Santander) en el pie de su estatua reza “hijo de Simón Bolívar”… Lo demás es carreta que tendremos que confrontar, pero que no podemos obviar.
 
Florita es todo lo que dice el artículo de pacocol de manera excelente, como una de las primeras feministas, aunque obvia informar que Flora fue la abuela de Paul Gauguin, el extraordinario artista francés, además, también internacionalista.

Yo, que soy un cotoplo, me reivindico con Arciniegas y Cacua Prada, y pido que en la página hagan esa precisión de que lo más probable es que Flora era hija del más importante Americano de todos los tiempos.

Alfredo Valdivieso.