Santander
Tipografía

Yo, que no tuve hijas, sino solo varones, no podía entender ese cuento de defender la ‘feminidad’. Ahora tengo una nieta (¡linda!, de nueve años), y consiguientemente, dos revólveres, una pistola y una escopeta –del 12 de a libra−, amén de unos cuchillos y hachas… Y por eso entiendo al viejo barbión del Marx, de querer que sus hijas se fueran a vivir con manes, que además de quererlas, respetarlas y hacerlas respetar, les dieran “buena vida”, estilo burgués”.


Edward Aveling Bibbins, socialista inglés, profesor de esa lengua y de biología, fue fundador del partido laborista británico independiente, de orientación marxista y militante. Fue marido de Eleonora Marx. Fue además autor de “La historia de la Comuna”, interesante obre sobre la Comuna de París, que murió decepcionado y enamorado. (En mi opinión, las hijas de Marx eran unos “bollotes”, como dice mi camarada Llanos).

Antes de esa relación estuvo ligada a Prosper-Olivier Lissagaray, periodista francés republicano y socialista independiente, conferenciante y miembro de la Comuna de París en 1871. Por la época de 1871 a 1880 mantuvo una relación con Eleonora, mientras escribía su obra Historia de la Comuna de 1871, que fue traducida por Eleonora al inglés. En 1898, después de descubrir que Aveling se había casado secretamente con una joven actriz, Eleonora se suicidó tomando ácido prúsico.

Gráfica Eleonora Marx.- Foto: Alchetron