Como en Santander somos más arrechos, decimos “empeloto” a lo que en castellano se llama empelota. Y el cuento es este: las actuales élites burguesas, por no decir oligárquicas −que a muchos no les gusta− pretenden erigir su “historia” como la Historia del país, exaltando a sus gerifaltes e ignorando, o soslayando, a los verdaderos héroes, salidos de las clases populares. Lo que aquéllos siempre han llamado el vulgo, la plebe, los guaches, la chusma, son los verdaderos artífice, y orífices –diría yo− de lo que actualmente somos.

Leer más...

La reunión plenaria del comité zonal metropolitano de Bucaramanga del Partido Comunista Colombiano, realizada el 21 de octubre analizó con detenimiento los últimos sucesos que marcan un signo trágico en el desarrollo del Acuerdo de La Habana, y que demuestra la falta de voluntad y compromiso político del Estado y el Gobierno colombiano para la implementación, y muestra palmaria de la falta de garantías, incluso con miras a las elecciones del 2018, con la intención de preservar las caducas formas de hacer política.

Leer más...

No es por joder a los pregoneros de la monserga (consultores, relacionistas, publicistas con jugosos salarios o estipendios), ni a los “líderes sociales” –que reciben las boronas de la opípara mesa del rico Epulón, fábula que se refiere también a un potentado del Medio Oriente− sino un simple análisis de conceptos –y realidades− de los componentes de la minería en Colombia, la existente y la expectante.

Leer más...

Más artículos...