Tolima
Tipografía

Cerca de cuatro mil personas participaron ayer de la protesta nacional en la ciudad de Ibagué (Tolima), contra las políticas neoliberales que viene implementando el gobierno nacional en cabeza de Juan Manuel Santos Calderón.



El rechazo al modelo neoliberal fue contundente por los miles y miles de participantes que caminaron por la carrera 5ª desde la calle 37 hasta la calle 15, para coger la carrera 3ª y arribar a la plazoleta Darío Echandía.

El clima fue benigno. No hubo lluvia. Por el contrario, un sol quemante y espléndido acompañó la protesta, la cual estuvo conformada por docentes, trabajadores de la salud, la defensoría del pueblo, Asonal Judicial, los bancarios, trabajadores de la universidad del Tolima, estudiantes y bastante juventud.

“Exigimos que hayan más laboratorios, exigimos que hayan aulas que tengan ambiente pedagógico viables para que el estudiante aprenda y para que el maestro enseñe”, expresó el dirigente sindical de los maestros, William Polo Arango. “Ni siquiera el hecho de la desmovilización de las Farc y de la negociación con el ELN, son garantías para la paz, tanto como lo son una educación digna para las clases menos favorecidas. Ahí está el secreto de la paz, la paz no está en firmar unos acuerdos con mucha fotografía y mucho vídeo, la paz está en garantizarles a las comunidades menos favorecidas la educación, la salud y las condiciones para que los efectos neoliberales no hagan mella en los hogares colombianos”, agregó.

Por su parte, la docente Esperanza Gutiérrez Sánchez, exigió del gobierno nacional cumplir con lo pactado con los maestros en el 2015. “Exigirle al gobierno nacional el cumplimiento de los acuerdos, entre ellos, que haya más recursos para educación, el producto interno bruto del 7.5 por ciento, ¿Para qué? Para que haya inversión en las instituciones educativas, que hoy están destartaladas, abandonadas, sin salones adecuados, sin espacios adecuados y dotados para el arte, para la recreación, el deporte, para la ciencia, para la cultura. Tenemos instituciones educativas abandonadas donde no hay laboratorios y sí nos están exigiendo que nuestros niños compitan con instituciones donde están todo el día con comidita caliente y todo lo necesario”.

Dijo que son 73 billones de pesos los que ha perdido la educación colombiana, durante los gobiernos neoliberales de Andrés Pastrana Arango, Álvaro Uribe Vélez y ahora Juan Manuel Santos Calderón.

“El fortalecimiento de la carrera administrativa a partir del principio del mérito y el derecho de la igualdad y las oportunidades para acceder al cargo público”, indicó José Luis Rodríguez, miembro de la Defensoría Regional del Pueblo. Además, planteó la necesidad de que el gobierno nacional permita la implementación de los acuerdos de paz.



Por su parte, el presidente de la CUT regional Tolima, Miguel Ángel Ruiz, llamó a persistir en la justa lucha de los trabajadores: “Por ningún motivo tenemos que claudicar en este paro que arranca hoy (ayer) en el sector estatal, al sector campesino, al sector indígena, la central obrera hace un llamado para que nos vinculemos, porque la lucha apenas comienza”, dijo.

Dijo que el pueblo poco a poco viene despertando y entendiendo la política antipopular del gobierno nacional. “Política que está apoyada en una regla fiscal, la cual no tenemos por qué pagar los trabajadores y el pueblo colombiano. Todos los dineros que se han robado en las contrataciones, el pueblo está indignado y exige que esos dineros le sean devueltos al pueblo”.

Lucía Martínez, trabajadora de la universidad del Tolima, dijo que los trabajadores vienen siendo amenazados. “Estamos siendo amenazados en estos momentos por esa pugna de poderes, los trabajadores estamos en el medio, en este momento está sesionando el consejo superior universitario en la gobernación, para lo cual les extendemos la invitación de que nos apoyen en el plantón que estamos realizando en contra del estudio técnico que se contrató con el instituto de prospectiva de la universidad del Valle, un estudio que nos evalúa como si fuésemos una maquila generadora de camisas. Nosotros generamos capital humano, capital social, que no se puede medir de esa manera”.

Agregó: “Estamos tratando de defender la universidad pública que está siendo amenazada desde el ministerio de educación nacional y el gobierno de Santos. Hoy nos estamos manifestando en contra de todas esas medidas que atentan contra los estudiantes, contra la calidad y contra el sentido público de la educación”.

Acerca del plantón, señaló: “Estamos reunidos en la gobernación del Tolima, debido a que la universidad del Tolima está presentando desde hace unos meses, prácticamente desde el año pasado, una crisis financiera. El consejo superior y las administraciones, la saliente y la que está en este momento, vienen como en un plan de contingencia”.

Dijo que se estaría “cocinando” en el alma mater del Tolima masacre laboral, pero lo curioso es que las personas que van a salir, van a ser reemplazadas por “cuotas políticas que tiene la gobernación del Tolima, lo vemos evidentemente porque si bien nos dicen que no sobra personal en la universidad del Tolima, están haciendo nuevas contrataciones de las cuales nosotros estamos pidiendo las explicaciones pertinentes”.

El interés privatizador de la universidad del Tolima, persiste. “Sin duda alguna – señala Lucía Martínez – esto es como un mapa conceptual: Desde la política nacional de Santos, desde el ministerio que dice que nosotros debemos ser auto financiadores, nos están golpeando fuertemente y lo que están haciendo las administraciones, tanto las departamentales, las municipales, son atendiendo esos requerimientos”.



El magisterio cumplió ayer el cuarto día de paro nacional indefinido. Hoy se realizarán asambleas informativas y evaluación de la protesta nacional y regional, según se pudo establecer. Arde la protesta en Colombia.

Gráfica pie de foto Lucía Martínez, trabajadora de la universidad del Tolima. Foto Nelosi