Tolima
Typography

Amotinamiento de los presos  de la cárcel Picaleña de la ciudad de Ibagué (Tolima), se presentó anoche, exigiendo del INPEC mínimas garantías para resistir la pandemia del Coronavirus. Al parecer los detenidos de todos los patios se pronunciaron quemando colchones, golpeando las rejas y exigiendo la libertad. La hoguera y la humareda se vieron en los barrios aledaños a la penitenciaría, según los residentes en estos barrios. “Libertad, libertad, no queremos morir contaminados, en la mediana hay contaminados”, son los gritos que se escuchan dijo el habitante del entorno, Luis Eduardo Mera.



Por su parte, un interno vía celular,  describió la situación por dentro del penal señalando que es crítica y angustiante. “No tenemos agua, la alimentación es precaria, el caspete funciona a media marcha, no tenemos tapabocas y la aglomeración o hacinamiento es indudable. Yo estoy en la celda y escucho la protesta y el desespero de todos los detenidos allá afuera. Temo que en cualquier momento puede llegar la represión a gasearnos sin misericordia como lo ha hecho muchas veces”, dijo el prisionero.

Los detenidos y la misma comunidad aledaña a la prisión, lanzan un S.O.S a la comunidad nacional e internacional, lo mismo a los organismos de Derechos Humanos y a los médicos para que ayuden a conjurar esta gravísima situación que están padeciendo en esta cárcel considerada de máxima seguridad los cientos de detenidos que purgan penas.

De igual manera, piden la solidaridad de los medios masivos de comunicación para que difundan la verdad de lo que viene sucediendo en este centro penitenciario. Después de las nueve de la noche vino una tensa calma, las llamaradas cesaron y solo se advertían las columnas de humo, indicó Luis Eduardo Mera.

Gráfica.- Captura de pantalla