Tolima
Typography

Consternación ha suscitado en la comunidad de Anzoátegui (Tolima), la muerte de la ex reina departamental de belleza Mercedes Méndez Naicipe este 26 de abril, en el hospital regional Federico Lleras Acosta de la ciudad de Ibagué. Su deceso se produjo a las 6:15 de la mañana, después de soportar durante un largo tiempo el cáncer. A pesar de la férrea lucha que libró su esposo, Héctor Peñuela, conocido por sus amigos como “Monca”, por liberarla de esta terrible enfermedad, finalmente ésta se impuso, ganando la partida.



Era hija de Helí Méndez y Arcenia Naicipe. Tenía varios hermanos y hermanas: Cristóbal, Guillermo, Judith y Martha. Estudió el bachillerato en el colegio local Carlos Blanco Nassar. Murió cuando frisaba los 55 años de edad. Sus honras fúnebres se realizarán hoy (27 de abril) a partir de las once de la mañana. Solo diez personas podrán acompañar el cortejo fúnebre hasta su última morada, el cementerio del barrio El Salado, donde reposa su madre.

Pillín, era una mujer sencilla, alegre, cariñosa y jovial con todo el mundo. Para ella no existían preferencias al momento de tratar a la gente. Además, físicamente muy elegante. En la década de los 80s, participó del reinado departamental, consiguiendo por primera vez la corona para este municipio. La conquista del preciado trofeo, se constituyó en un verdadero acontecimiento para Anzoátegui. La población exultante se volcó literalmente a participar de su recibimiento. El desfile multicolor comenzó en la vereda de Betulia, a cinco kilómetros del perímetro urbano.

A pesar de estos logros propios de la belleza, la inteligencia y la audacia, Pillín nunca perdió la humildad y su don de persona. Se mezclaba con la gente del común sin ningún contratiempo. Vivió sus últimos nueve años con Héctor Peñuela, conocido y destacado comerciante de esta municipalidad.

A Pillín, la recuerdo de niña, cuando iba a la finca y nos entreteníamos pescando y buscando cangrejos en la pequeña quebrada. Siempre recuerdo su rostro alegre, sonriente y feliz deslizándose por las piedras lamosas y húmedas. Éramos contemporáneos. Esas imágenes seguirán en mi mente por el resto de mi vida. Pillín, pienso que no ha muerto, simplemente se nos ha adelantado. ¡Buen tiempo y buena amar!

A su distinguido esposo, a su distinguida familia, a sus amigos y amigas,  expresamos nuestro saludo de solidaridad en una hora tan compleja que vive la humanidad con la pandemia del Covid – 19. Se va la reina, pero deja el hermoso mensaje de la solidaridad y la unidad para seguir adelante. ¡Descanse en paz!