Tolima
Tipografía

Hoy se conmemora en todo el mundo el día internacional de la mujer, en honor a las mujeres asesinadas en Chicago por los empresarios, los capitalistas. Pero también en reconocimiento a la labor maravillosa y heroica de la mujer en el tiempo y en el espacio a través de los siglos.



Sea la oportunidad para saludar a todas las mujeres del mundo. Recordar a las heroínas que han caído luchando por un mundo justo y humano, un mundo con oportunidades para todos y todas. Saludo especial a las mujeres comunistas, a las mujeres trabajadoras, a las mujeres cabeza de familia.

Hoy el Partido Comunista, local Ibagué, desarrollará un pequeño pero emotivo reconocimiento a la mujer comunista después de las dos de la tarde en la sede departamental. Claro, allí están invitadas también las mujeres trabajadoras, las mujeres sindicalistas y las mujeres luchadoras y abnegadas.

Entre las camaradas que están al frente de esta actividad, se encuentra la compañera Dorys Romero Hernández. Ella nos hace una síntesis de la programación hoy.

Dorys es una mujer nacida en el municipio de Roncesvalles (Tolima). Ejemplo de superación, trabajo, seriedad, compromiso, honradez y lucha. Se supo sobreponer a las vicisitudes que la vida le deparó con grandeza. No se dio por derrotada. Hija de Moisés Romero González y Mariela Hernández Henao, hace 38 años vive en Ibagué.

Hace pareja con el camarada Evelio Villarreal Herrán de cuya unión hay una hija. El año pasado terminó el bachillerato. Reconoce la unidad hombre – mujer, al señalar: “Es importante estar unidos en la lucha y en la esperanza”.

Dice que a pesar de estar en el siglo XXI, persiste el machismo a todo nivel. “Seguimos siendo maltratadas en pleno siglo XXI. Somos víctimas de la misoginia”, agrega.

En la participación de cargos y de la política debería ser el 50 por ciento, pero se lamenta porque solo es de un 30 por ciento. “Nos hace falta mucha lucha para tener la igualdad”, señala.

Se lamenta la compañera Dorys Romero Hernández de la salud en Colombia, al afirmar: “No hay una salud adecuada en Colombia”.

Ve el proceso de paz con esperanza. De él espera cambios. Por intermedio del camarada Evelio Villarreal Herrán llega a las filas del Partido Comunista y asume con criterio y decisión cargo de dirección. Es consciente que se está haciendo. Por eso dice con nobleza y sencillez: “Debe existir la necesidad de aprender más marxismo – leninismo”.

Está dispuesta a colocar todas sus capacidades a la causa noble del comunismo, comunismo que define como ayudar. Llama a la mujer a la superación, pero sobre todo a la unidad.

La página web: www.pacocol.org aprovechó algunos instantes de su actividad partidaria para conversar:

-         ¿Cómo se va a conmemorar el día internacional de la mujer en la ciudad de Ibagué (Tolima)?

La programación está concebida alrededor de la figura de la compañera Yira Castro, ejemplar mujer comunista colombiana. Presentaremos una pequeña biografía. Voy a leer un documento que escribí. Lorena Neira, es una compañera que viene de Bogotá a acompañarnos.

Hablará el camarada Rodrigo López Oviedo. Habrá actos culturales. El compañero Evelio Villarreal y Germán Díaz, nos deleitarán con su música. Habrá refrigerio. Esperamos concurrida asistencia.

Cursamos muchas invitaciones, especialmente a la mujer, queriendo que asistan con sus compañeros, porque para nosotros es importante estar siempre unidos en la lucha y en la esperanza. La idea no es estar ni por encima, ni por debajo.

-         ¿Por qué se conmemora el 8 de marzo como el día internacional de la mujer?

Hace 200 años, para esta fecha, en Texas y California los empresarios tomaron la decisión, por una protesta de las mujeres al pedir mejoramiento salarial, de cerrar las bodegas y muchas murieron incineradas. Eso es lo que yo entiendo por qué el día internacional de la mujer. En honor a esas mujeres que sacrificaron su vida por la humanidad y sobre todo por lo injusto de los empresarios, porque ellas lo que exigían era, precisamente, un salario justo para ellas y para todas las personas de ahí en adelante.

-         ¿Cómo califica usted el trato que el Estado le da a la mujer colombiana?

Nos ha marginado no solamente el Estado, sino también con mucha pena y con respeto de los caballeros, los mismos compañeros inclusive que suelen pregonar la igualdad de género y que pregonan una serie de cosas y el mismo marxismo – leninismo, pero siguen siendo machistas.

-         ¿Cómo se expresa ese machismo?

Nos siguen dejando solas, nos maltratan. No digo que sea necesariamente los compañeros del Partido Comunista, sino que en general, seguimos siendo maltratadas en pleno siglo XXI. Somos víctimas de la misoginia, está demasiado marcada. Existe el maltrato, sobre todo a nivel de pareja. Hay mucho irrespeto.

De todas maneras, a nivel electoral deberíamos tener el 50 por ciento, pero solamente tenemos el 30 por ciento. O sea, que nos hace falta mucha lucha para llegar a tener la igualdad de los caballeros.

-         ¿Cómo la ha tratado el Estado a usted?

¿En qué sentido? ¿En el sentido de que alguna vez fui discapacitada o en el sentido del estudio? ¿En qué sentido sería?

-         ¿Cómo la ha tratado el Estado a Usted?

No sabría responder esto.

-         Compañera, ¿Cómo fue su infancia?

Ahí sí puedo contestarle. Creo que ahí podría contestar a la vez la anterior pregunta. Siempre estuve en situación de discapacidad. En esa época existía solamente una serie de cosas, obviamente que ahora ha cambiado mucho la ciencia. En esa época fui muy discriminada por la discapacidad, empezando por los compañeros de clase, que en este momento se llama “bullying”, esa época existía demasiado marcado.

La intolerancia, el irrespeto hacia uno por de pronto andar mal. De todas maneras, al pasar el tiempo y al crecer obviamente que las cosas comenzaron a cambiar y en lo que es salud, yo agradezco mucho porque de todas maneras las cirugías que yo tengo, representan un poconón de plata que si no hubiera estado afiliada al seguro social, gracias al compañero Evelio Villarreal Herrán, quien fue el que me hizo el favor de afiliarme. De no haber sido así, no hubiera podido mejorar.

En ese aspecto, me siento bien tratada. Obviamente que me duele mucho la situación de otras personas en cuanto a salud tienen en estos momentos. No hay una salud adecuada en Colombia. Deberíamos volver a estar como estábamos antes de la ley 100 de 1993.

En cuanto a mi superación personal, desafortunadamente, yo misma me acomplejé, yo misma me hice a un lado. Hasta el año pasado fue que tuve el valor de estudiar terminando el bachillerato. Estoy tratando de salir adelante en ese aspecto.

-         ¿Cómo analiza la situación de la mujer ibaguereña?

Analizar la situación de la mujer en Ibagué y en toda Colombia es casi lo mismo. La esperanza que se tiene radica en el proceso de paz que se viene desarrollando. Se espera cambios.

De todas maneras, siempre nos han marginado, siempre somos como las del oficio, la de los tintos, no valoran las capacidades de las mujeres plenamente, así vaya a la universidad o trate de salir adelante, siempre nos tienen marginadas.

La violencia, no sé si aquí en el Tolima sea tan marcada, pero a nivel nacional, se han visto muchos casos de maltrato físico, psicológico. Eso es una forma negativa y es una forma de dañar a la mujer como ser humano.

-         ¿Cómo llegó usted al Partido Comunista Colombiano, Local Ibagué?

Tengo 32 años de vida marital con el compañero Evelio Villarreal. Él hacía tiempo me había insistido que ingresara al Partido, pero yo pensaba que todavía no era el momento.

Al transcurrir el tiempo y la experiencia que me ha dado el ser dirigente, porque he sido líder a nivel de acción comunal, en los sindicatos, porque Evelio siempre me ha tenido en cuenta y siempre le he apoyado y ayudado en el sindicato. En relación con el Partido yo le ayudaba en sus cosas y todavía le sigo ayudando.

Entonces, hace tres años, a raíz de una situación un poquito incómoda, tomé la decisión de que era el tiempo de ir al Partido, de hacer una labor para mí social, ayudar a la comunidad. Todavía me falta. Sé que me han “regañado” por eso, todavía me falta mucho la cuestión política, pero yo creo que en lo social y en lo comunitario, en ayudar a la gente, he podido salir.

Estoy capacitándome, estoy tratando de entender, aunque hay muchas cosas que día tras día me hace sentir como que qué estoy haciendo. Pero, sin embargo, me gusta mucho. Fui allá porque quise, porque tomé la decisión y porque quiero colaborar aquí.

-         ¿Qué entiende usted por comunismo?

Ayudar. Ayudar a la comunidad. Ayudar, ¿En qué sentido? En el sentido de que haya oportunidades, de que la gente no sufra, de que todos estemos bien. Debe existir la necesidad de aprender más marxismo – leninismo, pero para mí lo fundamental del comunismo es ayudar.

-         ¿Cómo se siente como dirigente del Partido Comunista en el local Ibagué?

Me la estoy gozando. Estoy aprendiendo. Me gusta mucho. Yo dije       que si me metía era a trabajar, era para salir adelante, era para estudiar. Así le avisé a mi compañero Evelio que yo iba con toda, que si tenía que salir a trabajar, lo iba a ser.

Afortunadamente, las condiciones de salud me han ayudado, porque ya no tengo la limitación que tenía antes. Antes andaba en muletas, andaba con bastón. Esa parte también la he superado. Entonces la actitud mía ha cambiado. Ya no me siento tan acomplejada como antes. Puedo desarrollar mejor las cosas que pretendo hacer.

-         ¿Cómo puede la mujer alcanzar todo lo que se le ha venido negando, históricamente?

Yo creo que la forma de alcanzar uno todo lo que se quiere, es, precisamente, aprendiendo, estudiando, capacitándose y luchando. Carajo, si hay que pegar un grito, si hay que salir a la calle, si hay que hacer una protesta, pues hay que hacerla porque nos hace falta muchas cosas para cambiar.

-         ¿Cómo qué?

El trato. Seguimos, vuelvo y digo con mucha pena, pero seguimos siendo demasiado machistas. Un ejemplo tonto: Nada más en no valorar las capacidades de las personas que no necesariamente tiene que ir uno a la universidad para tener capacidades. Hay muchas personas que como su instinto le da capacidad, no necesariamente tuvo que haber tenido doctorado y todo eso. La vida misma le ha fomentado y le ha dado una capacidad innata.

-         ¿Cómo analiza el comportamiento de la juventud colombiana?

Hay dios mío, la juventud está demasiado loca. Claro que yo soy “chifloreta”, pero la juventud está demasiado desubicada. Afortunadamente, yo tengo una hija de 29 años, afortunadamente la adolescencia era como un poquito más calmada, no era tan arrebatadas como ahora, que ya hay muchachos de 16 años, muchachas de 13 años, que ya se le salieron de las manos a los padres. Eso ayuda mucho a que esta sociedad se descontrole, se desboque.

-         ¿Por qué sucede esto?

En mi concepto personal es porque se le ha dado demasiado “libertad”. Vuelvo y repito: Yo tuve una hija y afortunadamente Evelio le exigió, le daba largas y también le exigía. Y por mi lado, a mi manera, también fui dura con ella. Le exigí muchísimo. Sobre todo le exigí estudio porque yo le decía a ella que si yo no estudié, fue porque era enferma, pero que ella era demasiado inteligente y sana para que resultara con un chorro de babas.

-         ¿Cuál es su mensaje a todas las mujeres del mundo en el día internacional de la mujer?

Mucha educación, mucho esfuerzo, que las cosas están ahí, que hay que buscarlas, pero con unidad, dejar de lado tanto egoísmo, porque desafortunadamente entre las mismas mujeres somos muy duras, nos damos durísimo o somos envidiosas, no sé qué. Pero de todas maneras, yo creo que la unidad, no es tanto entre mujeres, sino entre todos.

¿Cuál es su mensaje para las mujeres comunistas del mundo?

Me pone la pregunta bien dura… primero establecer si realmente somos comunistas de verdad o no, porque es que hay en este momentico un fenómeno que hay demasiada división. Entre nosotras mismas estamos creando grupitos. Dejar de lado tanto el egoísmo, tantas cosas negativas y unirnos. La unidad ante todo.

Gráfica pie de foto.- Dorys Romero Hernández. Foto Nelosi