Tolima
Tipografía

Según Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, todos los analistas coinciden en lo que él piensa: en que 2017 será mejor que 2016, y esto gracias al programa Colombia Repunta que pondrá en ejecución el Gobierno nacional.



Olvida el señor Ministro que esos analistas que con él coinciden no son todos los que hay. Hay muchos otros que por no necesitar quemarle incienso a poder alguno, pueden gozar de una independencia  mental a toda prueba y de poder emitir sus opiniones sin tener que someterse a sesgos de ninguna naturaleza.  Y olvida también que hay un gran sector de la sociedad, el más popular, al cual no le sirven las políticas del gobierno y al que ninguna Colombia le repunta.

Dice el Ministro que la inflación está bajando rápidamente. Esto es tanto como decir que el desempleo ha bajado porque muchos han encontrado trabajo en los semáforos. Lo que han sentido estos sectores es que las cascadas de alzas que normalmente acompañan el advenimiento de cada nuevo año se vieron reforzadas en el presente por el incremento del IVA, el cual encareció vitales productos de la canasta familiar en tres puntos porcentuales, al tiempo que gravó otros más.

Dice también el Ministro que este año va a ser mejor, y podemos deducir con claridad mejor para quién: para el sector capitalista, al cual se le redujo el impuesto sobre la renta, se le autorizó deducir el IVA que haya pagado sobre los bienes de capital, se le eliminaron los aranceles a la importación de materias primas y bienes de capital no producidos en el país; se le crearon nuevos beneficios para la inversión en hotelería, turismo, energías renovables y en la creación de empresas en cerca de 300 municipios afectados por el conflicto; y al que, como si fuera poco, se le beneficiará con 9,2 billones de pesos en la construcción y rehabilitación de autopistas para que pueda competir en mejores condiciones con los productos de los países signatarios de los TLC.

Más claro no canta un gallo. Lástima que este cacareo no se hubiera realizado cuando la reforma tributaria aún estaba en discusión, pues seguramente con ello se habrían desencantado algunos congresistas que de buena fe creyeron que su propósito era el de incrementar la inversión social. Al contrario: grandes beneficios para las clases dominantes y algunas migajas para el resto de la población. Y para garantizarse la continuidad de esos beneficios, esas clases dominantes ya tienen aceitadas sus maquinarias electorales. Ojalá que los sectores democráticos, populares y de izquierda también lubriquen las suyas, entendiendo que el lubricante de mejor efecto es el de la unidad.

Gráfica pie de foto.-Mauricio Cárdenas Santamaría, Ministro de Hacienda.Foto archivo Portafolio.co