Tolima
Tipografía

Sobreponiéndose a los avatares inexorables de las enfermedades y al paso del tiempo, el camarada Raúl Rojas González, celebró su onomástico número 78 el pasado 22 de septiembre en la ciudad de Ibagué (Tolima), rodeado de Vicky, una de sus hijas y un grupo de Comunistas, quienes alborozados por su recuperación le contaron el feliz cumpleaños.



A pesar de sus quebrantos de salud, el camarada se mantiene lúcido, vigente y decidido a seguir luchando por la unidad de las izquierdas en Colombia para ser opción de poder y así salirle al paso a los violentos que sueñan con hacer trizas el proceso de paz de la Habana que se encuentra en la fase de implementación.

Habla con propiedad de los problemas nacionales y las perspectivas que encarna el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), se identifica con la iniciativa de un gobierno de transición por cuanto considera que algunos sectores liberales y conservadores vienen planteando salidas democráticas a la coyuntura histórica que vive el país.

Al apagar las velitas pidió un deseo que hizo público entre los presentes: “Que triunfe el Socialismo en Colombia”.

La página web: www.pacocol.org entrevistó al camarada tolimense nacido el 22 de septiembre de 1939 en el municipio de Chaparral, siendo sus progenitores: Tiburcio Rojas y María Antonia González.



Raúl Rojas, es un comunista emblemático en este departamento. Fue varias veces concejal de su pueblo natal por el Partido Comunista, diputado por la Unión Patriótica y miembro del comité central del Partido Comunista.

En exclusiva la entrevista es la siguiente: 

-          Camarada Raúl Rojas González, ¿Cómo viene evolucionando su salud?

Compañero: Estoy muy agradecido primero con la familia y con algunos camaradas que me han estado colaborando. He ido avanzando en los exámenes cosa que yo no le ponía interés, no le ponía cuidado, no me interesaba; ahora me doy cuenta que me estaba muriendo sin darme cuenta.

-          ¿Cómo ha sido esta recuperación, camarada?

La recuperación ha sido a través de los exámenes y el suministro de algunas medicinas que estoy tomando para controlar la diabetes, para controlar la tensión y también la circulación de la sangre, por esto me venía perjudicando seriamente.

-          A pesar de la enfermedad usted no se ha marginado un momento del tren político. ¿Cómo analiza el acontecer nacional?

Es  una necesidad estar muy atentos al desarrollo del debate político sobre diferentes aspectos de la vida política nacional que se viene discutiendo a partir del proceso de la Habana, que se ha convertido precisamente en un debate del congreso, en un debate de los partidos tradicionales y en un gran debate de los defensores de la paz en Colombia con cambios estructurales.

-          La implementación de estos acuerdos están cruzados por el incumplimiento del gobierno. ¿Cuál es su percepción?

Por supuesto. Esto es un proceso y es un debate donde hay sectores que siguen empeñados por más de 200 años de dominio del capitalismo en Colombia, han utilizado siempre la violencia y los atropellos, violando los derechos laborales, los derechos ciudadanos, los derechos constitucionales.

Es siempre un gran debate, precisamente, de obligarlos a que cambien de estilo de manejo de los problemas políticos y de utilizar la violencia, violando los derechos de los trabajadores colombianos.

Por eso es un gran debate. Sin embargo, se está echando para adelante y se está denunciando también la violación y el incumplimiento del gobierno, que debería ir a la paz de defender los derechos, defender los acuerdos y también de denunciar el incumplimiento del gobierno.

-          ¿Cómo analiza usted el surgimiento del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC)?

Creo que este nuevo movimiento Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, se va a convertir en un gran movimiento de estudio y de organización, que nos permita avanzar en la elaboración del programa de gobierno y también de las garantías que debe haber para el desarrollo de dicho movimiento.

Creo que ha sido un acierto de las FARC que se haya concretado en su reciente congreso este nuevo movimiento para que el pueblo estudiemos  y contribuyamos a ayudar a organizar este proceso.

-          ¿Cuál es el concepto que debe tener el Partido Comunista sobre este nuevo Partido?

Creo que el Partido Comunista Colombiano, partido que siempre está dispuesto a contribuir a buscar la unidad, el entendimiento, la coalición, la alianza con todos los sectores que estén por el cambio en Colombia.

Este es un trabajo de todos. Lo que ha dicho el camarada Rodrigo Londoño de llamar a trabajar por un gobierno de reconciliación nacional, es ni más ni menos, el llamamiento a la unión de todos los que estemos por la verdadera paz en Colombia con cambios estructurales, porque si no hay cambios estructurales no se puede garantizar la verdadera paz en Colombia.

-          ¿Cómo entiende usted la propuesta del Partido Farc de un gobierno de transición?

Me parece que el gobierno de transición es que conversemos con todos, que busquemos el acuerdo con todos, que busquemos cuáles son las necesidades del pueblo colombiano, todos sabemos que necesitamos empleo, salud estatal, educación, garantías y que se necesita precisamente igualdad social en Colombia.

Es decir, que las riquezas de nuestro país se exploten al servicio de las necesidades del pueblo colombiano, no podemos seguir esperando una paz cuando las riquezas están en manos de los extranjeros, en manos de los explotadores que no nos dejan sino ruina, hambre, miseria, no respeta los derechos soberanos, ni mucho menos democráticos de Colombia.

Debe haber un gran estudio de los partidos tradicionales, liberal, conservador, independientes y de izquierda, que nos unamos todos para hacer un trabajo realmente de cambiar, tomando el camino de la unión.

Hay liberales que me parece que también están planteando algunas salidas importantes, también conservadores. Por eso es que creo que tenemos que buscar la unión para defender la paz con cambios estructurales. Si no es así, nos queda muy verraco cambiar esto.

-          ¿Cuál sería la fórmula mágica para unir las distintas izquierdas que hay en Colombia?

Creo que esa unidad tiene que ser dialogando. Tenemos que usar el diálogo, hacer las conferencias, los encuentros, hacer los foros y definir realmente qué nos interesa en nuestro país. Creo que aquí nos interesa es la paz, y esa paz es defendiendo los derechos de los trabajadores, de los campesinos, de los indígenas, de los estudiantes, de las capas medias del pueblo colombiano, de pequeños y medianos industriales, pequeños y medianos comerciantes, agricultores.

Es decir, que nos unamos todos con base en acuerdos y defender esos acuerdos; hay gente que quiere que la paz sea desconociendo los derechos de los que han venido luchando en este país y que hemos venido trabajando como la Unión Patriótica.

No se puede esperar que se continúe haciendo lo que se ha venido haciendo en otras épocas, caso del asesinato de Gaitán, más de 300 mil colombianos, más de 3000 miembros de la Up. Eso no puede seguir ocurriendo en Colombia. La violencia debe borrarse del mapa de Colombia. Tenemos que buscar la unión, el acuerdo político, la discusión.

Creo que esto es una de las cosas que bien decía Fidel Castro: Hay que trabajar por debate de ideas, el debate de la opinión, sin desconocer a los demás, tenemos que reconocer a los demás hasta donde es importante su opinión y ayudar a mejorar la unión y el cambio en la solución de los problemas.

Nadie está de acuerdo con que se acabe el planeta con el calentamiento, tenemos[Fn1]  que trabajar sobre este problema y eso es parte de la unión. Mire lo que está pasando en Méjico, por qué se sigue viviendo en un territorio donde cada ocho días, cada mes o dos meses, hay derrumbes, terremotos, muriendo tanta gente. ¿No habrá forma de vivir en otra parte? ¿No habrá fórmulas para controlar el calentamiento del planeta? ¿No habrá fórmula de generar empleo para que no se mueran los niños de hambre? ¿No habrá fórmula para tener una salud estatal que impida que la gente muera por enfermedades curables? Creo que eso se puede hacer.

Caso de lo que viene pasando en Venezuela. Los medios le dicen mentiras a la gente para justificar la agresión contra Venezuela. Pero no dicen esos medios que en Venezuela se lucha por la paz de todo el continente. No nos damos cuenta lo que está haciendo Donald Trump contra la paz. Está puto porque no le siguieron comiendo cuento los violentos de Venezuela que venían recibiendo plata de los Estados Unidos, para interrumpir el proceso de paz que se viene construyendo en este país. Nos damos cuenta que Trump es un enemigo de Latinoamérica y de la paz real.

Sobre eso tenemos que hacer en Colombia un gran debate para que el pueblo se dé cuenta que lo se está haciendo en Venezuela, es también la paz para Latinoamérica y la paz para Colombia.

-          ¿Qué opinión le merece la reciente visita del papa Francisco a Colombia?

La visita del papa en Colombia por tercera vez, es un gran aporte a la paz y a la reconciliación nacional como él lo planteó. Igual, el llamado que les hizo a los curas para que vayan a la masa, a los fieles, para llevarles el verdadero mensaje de paz y de ayuda a defender la gente de la pobreza.

Creo que es un gran acierto del papa. Se cumplió lo que decía Chávez: El defensor de los pobres es Cristo, Cristo fue el que comenzó a defender a los pobres del mundo.

La visita del papa es una ayuda a la unión por la reconciliación nacional y la paz en Colombia.
 
-          Hoy (22 de septiembre) está celebrando el onomástico número 78. ¿Qué significado tiene para usted?

Compañero: Lo que pienso es que a los 78 años, llevo más de 50 dedicados a la lucha por un cambio en Colombia, por la paz de Colombia. Hoy estoy enfermo, pero estoy seguro que yo salgo de esta enfermedad y vamos a continuar adelante con la lucha.

Venimos haciendo un trabajo y esperamos que ese movimiento de la paz en Colombia y en el Tolima, tenemos que ayudarlo a organizar y mirar cómo se soluciona los grandes problemas que tenemos de salud, educación, de vivienda, de empleo, de tierra para trabajar. Estamos levantando un movimiento en esa dirección y tenemos que sacar resultados. Lo importante es la unión y la organización de la gente.

-          Al apagar las velitas de la torta usted pidió un deseo: “Que triunfe el Socialismo en Colombia”. ¿En qué fundamenta esta esperanza?

Pienso que nosotros tenemos una idea de Socialismo, que es la idea de Democracia obrera, campesina e indígena. Es decir, que todo lo que hay sobre la tierra en Colombia, sea de todos y todas, que haya una dirección por los trabajadores. A eso le llamamos Socialismo. O sea, que haya salud estatal, educación estatal, vivienda para todos, empleo. Esa es la idea de Socialismo que creo yo que nosotros tenemos que construir con la lucha, sin desfallecer, ni traicionar los anhelos del pueblo colombiano en general. Socialismo que construiremos con la unión de todos sin arrogancia ni petulancia. Los que tenemos algún liderazgo tenemos que seguir firmes, echar para adelante, no desfallecer.