Tolima
Tipografía

Gracias al liderazgo del famosísimo caricaturista colombiano, Arlés Herrera, más conocido como el maestro Calarcá, caricaturistas del mundo se vienen pronunciando en defensa del medio ambiente colombiano, ante la arremetida demencial del gobierno nacional con la política de la locomotora minero energética, que busca esencialmente acabar con la madre tierra al extraerle los metales preciosos de su entraña, convirtiendo estas regiones en verdaderos desiertos.



La iniciativa surgió en la patria chica del caricaturista Arlés Herrera, la hermosa población de Calarcá (Quindío), durante una exposición de este bello arte de la caricatura. Con el lema: “Todo lo que brilla no es oro”, 600 obras de 40 países participaron de esta jornada ambiental.

Dicha exposición viene recorriendo el país con rotundo éxito creando conciencia ambiental en la población colombiana. Y aunque esta actividad sigue desarrollándose, ya el maestro Calarcá tiene en mente una nueva convocatoria mundial, en este caso, con el lema: “El agua tiene memoria”.

Según comentó el caricaturista del semanario VOZ La verdad del pueblo, la exposición comenzará en Méjico, luego pasará a Costa Rica, Panamá y llegará a Colombia, recorriendo varios departamentos y ciudades intermedias, según explicó Arlés Herrera.

De la forma como fue concebida esta iniciativa cultural y artística, nos habla el maestro Arlés Herrera, en esta entrevista concedida a la página web: www.pacocol.org:

-          ¿Cuál es el balance de la exposición nacional de caricatura relacionada con el medio ambiente y la megaminería?

Hemos tenido, por decirlo de alguna manera, una sorpresa. Sorpresa en el sentido de que una cosa que estaba programada solamente para la ciudad de Calarcá (Quindío), despertó gran interés, de tal manera que no solamente en Calarcá se hizo la exposición, sino que se extendió a varios municipios del departamento de Quindío, entre ellos, Armenia, La Tebaida, Pijao, entre otros.

Despertó el interés de la exposición en otras regiones del país, así es que ha venido circulando en municipios de otros departamentos, en los casos de Santander, Antioquia, el Valle, Caquetá; próximamente irá a Leticia. Se ha extendido por varios municipios y departamentos del país.

-          ¿Cuál era la idea original acerca de esta exposición de caricatura?

La idea original surgió en una exposición que hice en Calarcá que era retratos en treinta plumas de ave, de personajes universales y personajes de la región del Quindío.

Y otra exposición era caricatura para ateos gracias a Dios, así se titulaba. Además, treinta retratos de locos, los llamamos: “Corridos de la teja”, locos históricos, sobre todo del Valle, del Quindío, de Antioquia y uno de la Costa.

Era recogiendo estas imágenes que de todas maneras así sean locos hacen parte de nuestro acervo cultural, gráfico, muy hermoso por cierto.

En el momento de la inauguración, todos emocionados planteamos la necesidad de hacer una convocatoria a los caricaturistas del mundo en contra de la megaminería. Fue de buen recibo.

Y comenzamos a discutir el lema y concluimos que “no todo lo que brilla es oro”, esa frase es de Shakespeare, pero pegó.

Comenzamos a recibir obras y recibimos 600 obras de 40 países, 137 caricaturistas, escogimos cien que son las que están circulando por el país. Ahí estamos. Seguimos con la tarea.

Decimos lo siguiente: Esto ha servido para ir, modestamente, concientizando a la gente de los efectos negativos de la megaminería en la tierra colombiana, ya que esto afecta a la sociedad, afecta la cultura, pudre el agua, pudre la tierra, hay rompimiento del tejido social.

-          El agua tiene memoria es otra convocatoria a los caricaturista del mundo. ¿En qué consiste la iniciativa?

Después de esta tarea que todavía se está desarrollando, viene la otra parte. Estamos organizando a nivel internacional también una muestra en defensa del agua. En eso estamos convocando a todos los caricaturistas del mundo para hacer esta gran muestra que comenzará en Méjico, en el museo Zapata, pasará a Costa Rica, a Panamá y luego a Colombia, para hacerla circular por diferentes ciudades, en este caso: Bucaramanga, que quiere meterle el hombro a esta gran tarea, Calarcá, Cali, Pereira, Sevilla, Rio Negro, etc.

Ahora, nuestro lema es: “El agua tiene memoria”, creo que es un nombre muy hermoso, porque los ríos así los desvíen para alimentar las máquinas de la megaminería, él vuelve y busca su cauce. Creo que el lema va a conmover mucho la opinión de los caricaturistas y de mucha gente no propiamente caricaturista para incorporarlas a este evento.   
Zona de los archivos adjuntos