Tolima
Tipografía

Después de 35 años de padecer la comunidad ibaguereña los sinsabores de la inundación, especialmente en la comuna 10, la considerada avenida fantasma de ingrata recordación por la cruda corrupción que impidió su construcción, el actual mandatario Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez la ha cristalizado y la ha entregado oficialmente a la comunidad de esta comuna, pero también a todos los ibaguereños y visitantes de otras latitudes del país.



Se corrigió el colector de la quebrada subterránea y se construyó la vía entre las calles 28 y 32 con carrera segunda, comenzando en el recuperado y modernizado parque el Mohán. Es una avenida fastuosa de un impacto social y económico importante para la ciudad en su conjunto. La obra tuvo un costo de $9 mil 500 millones de pesos.

El costo de la obra lo explica el ingeniero José Alberto Girón, gerente del IBAL, señalando que la quebrada El Sillón nace en la calle 11 con carrera 4ª, quebrada subterránea canalizada en bóveda de ladrillo. Este colector baja por toda la cuarta hasta la calle 21, desviándose luego a la tercera y baja por allí hasta la calle 28.

En este sitio colocaron un tubo de menor diámetro, lo que originaba el represamiento no solo de las aguas lluvias, sino también de las aguas negras, generando grandes inundaciones, enfermedades y epidemias en las comunidades de los barrios circunvecinos.

Según el ingeniero Girón, 80 hectáreas de drenaje llegaba a este lugar, generando inundaciones afectando a 4.500 personas del entorno.

Era una obra costosa. Las anteriores administraciones la utilizaban como caballito de batalla durante las elecciones, pero una vez llegaban al palacio municipal la iniciativa perdía importancia. Bien dice el ingeniero Girón: “No se había hecho porque no había voluntad política y el doctor Jaramillo sí tuvo voluntad política”.

Este nuevo eje vial agiliza en grado sumo la movilidad en la ciudad musical de Colombia. Por allí, se puede salir rápidamente al estadio Manuel Murillo Toro. Se construyeron, además, señala Girón, grandes bulevares para la comunidad, zonas verdes, zonas peatonales e iluminación solar. Se instalaron 48 luminarias LED, 24 postes y 25 paneles solares con una inversión de $559 millones de pesos.

Al hacer entrega formal de la obra, el médico Jaramillo Martínez, dijo: “Con esta obra prometida por varios gobiernos anteriores solucionamos un problema de salud pública que aquí se presentaba. Las obras que hacemos son con los impuestos que pagan todos los ciudadanos. Aquí utilizamos de manera transparente los recursos de los contribuyentes”. 

La comunidad alborozada recibió las obras con sumo entusiasmo y esperanza en una administración de izquierda que con transparencia hace rendir los recursos que percibe a través de los tributos. Janeth Cruz, líder comunitaria de la comuna, señaló: “El polvero que teníamos aquí era impresionante, las cosas no mantenían limpias y como pasaban carros era un ambiente que no nos favorecía para nada. Con la obra terminada, la gente está muy contenta porque cuando llueve no se empoza el agua, ni se inunda la calle”.

Por su parte, Jaqueline Vásquez, presidenta del barrio El Claret, indicó: “La obra nos llena de alegría y felicidad. La gente estaba negativa al principio cuando nos dijeron que iban a empezar a construir el colector El Sillón”.