Tolima
Typography

El comandante de las Farc – Ep, Cesar Martínez es una persona sencilla, descomplicada y taciturna. Va de un sitio para otro con energía a pesar de su edad.



La impresión que da es que prefiere pasar de bajo perfil, por eso se mete entre la guerrillerada y se mueve allí como pez en el agua. Es observador. Inteligente y atento. Se preocupa por dejar la mejor imagen de la organización fariana.

Se encuentra en la zona veredal de transición y normalización de la vereda El Oso, corregimiento de Gaitania, municipio de Planadas (Tolima). No fue fácil convencerlo para que accediera a esta entrevista.

Destaca inicialmente el decidido cumplimiento del movimiento fariano. Si bien critica la postura de incumplimiento del gobierno nacional, no exagera la nota y más bien trata de encontrar una respuesta política.

Destaca la moral del grupo guerrillero anclado en este lodazal donde falta por lo menos el 90 por ciento de la construcción total. “Tenemos la moral alta – dice – con la perspectiva de proyectar y seguir en la misma lucha a través del movimiento político, que es la bandera que queremos seguir. La bandera de lucha no la hemos bajado”.

Tiene claro el horizonte una vez se concrete en la práctica la dejación de las armas al concluir los 180 D más uno: “Seguimos en el proyecto político. Seguiremos adelante con lo ya propuesto y con lo que ya se ha hecho”.

La entrevista completa es la siguiente:

-         Comandante, ¿Cómo analiza el proceso de implementación del acuerdo de paz que se viene desarrollando en Colombia entre las Farc – Ep y el Gobierno Nacional?

Este proceso de implementación, por parte nuestra, ha habido un cumplimiento al máximo. Como puede usted mirar y analizar las obras, han estado un poco atrasadas, pero es debido al Estado y al gobierno, sobre todo los contratistas. Los trabajadores hicieron el paro porque los contratistas le tenían amarrado el dinero a los trabajadores. Realmente no se sabe. Los trabajadores les tiran la piedra al gobierno y el gobierno a los contratistas. Lo mismo ha ocurrido con Odebrecht, unos responsabilizan a los otros, así se manejan los contratos en Colombia.

-         A pesar del incumplimiento gubernamental, se percibe una alta moral entre los combatientes.

Claro, la moral de las Farc y de todos los combatientes a nivel de Colombia, tenemos la moral alta, con perspectiva de proyectar y seguir en la misma lucha a través del movimiento político, que es la bandera que queremos seguir.

-         ¿Qué hacen ustedes normal y diariamente en esta zona veredal de transición y normalización?

En esta concentración nosotros tenemos diariamente diversas actividades, igual a cuando teníamos las armas y estábamos en orden público. Siempre estamos a la expectativa de hacer cualquier actividad, cualquier trabajo, mientras tanto vamos ajustando cosas para cuando nos toque afrontar de lleno el trabajo nuestro y hacer las construcciones al gusto nuestro.

-         A pesar de las dificultades, vemos gallinas, chivos, ovejas, cerdos, cultivos en estas seis hectáreas. Hay movimiento, dinámica, mucho trabajo.

Sí claro, es que como la bandera de lucha de nosotros no la hemos bajado, hemos seguido en la lucha nuestra y proyectándonos hacia una vida más adelante. Los ovejos, las gallinas, los marranitos, todo eso lo trajimos desde la montaña y seguiremos cuidándolos hasta formalizar nuestra nueva vida, nuestra vida civil. Hay tenemos animalitos que provienen de un colectivo, ahí los seguimos teniendo.

-         Comandante, cuando entreguen las armas, ¿Qué va a ser de las Farc – Ep?

Primero no es una entrega, sino es una dejación de armas por parte nuestra. Después de esta dejación de armas, donde se habla del día 180 D más uno, pues yo creo que las Farc de ahí en adelante nosotros seguimos en el proyecto político, teniendo que proyectar algo para seguir viviendo y sosteniéndonos como movimiento político para haber qué cosas vienen hacía el futuro.

-         Se sigue asesinando en Colombia a líderes populares, sindicalistas, políticos de izquierda. ¿Cree usted que esta cruda realidad empaña el proceso de paz que se viene desarrollando?

Sí, claro, eso lo viene empañando. Pero eso no quiere decir que nosotros vayamos a desfallecer y echarnos para atrás, nosotros seguiremos adelante con lo ya propuesto y con lo que ya se ha hecho.

De por sí, eso de los asesinatos y todo eso, aún está demostrado desde los años atrás cuando el exterminio de la Unión Patriótica a través de los grupos paramilitares. Pero si nosotros nos organizamos debidamente con las comunidades y trabajos con los sistemas de comunicaciones con las mismas comunidades, nos daremos cuentas quienes son esos grupos paramilitares, para poder decirle al gobierno: Cuando estábamos nosotros esto no estaba pasando, ahora mire lo que está pasando. Mire hay asesinatos de líderes, hay desaparecidos, hay amenazas. Todo eso no tiene nada que ver con nuestra organización, sino con el mismo Estado.

-         ¿Temen ustedes que este proceso corra la misma suerte que corrió con la Unión Patriótica, en cuanto a su exterminio?

Yo no creo que se repita una vez más un hecho tan lamentable. Sin embargo, en el fondo la tememos, pero nos anima la existencia de distintas organizaciones populares, sindicales, del mismo Estado e incluso, internacionales, pensamos que ya les quedará más duro repetir esta misma historia.

-         En esta etapa de lucha de las Farc – Ep, ¿Cómo han sido las relaciones con la comunidad?

Ha sido buena, ha sido igual a como era antes cuando estábamos en la montaña e incluso, aún más porque la gente sigue dándonos el mismo apoyo.

-         Hay quienes afirman que la guerrilla se cansó y que por eso está en este proceso de paz. ¿Qué le responde usted a esas personas?

No es que nos hayamos cansado, ni sea otra forma de pensar, sino que la lucha nuestra siempre ha sido política lo que hace que comenzó la lucha. Lo que pasa es que nos tocaba combinar las formas de lucha a través de la lucha militar también porque tocaba. Si no hubiera sido por la combinación de las formas de lucha con las fuerzas militares, no habíamos llegado a este momento en el cual estamos.

-         A pesar del incumplimiento del gobierno, ¿Hay esperanza que esto salga adelante?

Sí, hay esperanza, tenemos esa esperanza que esto salga adelante y así nosotros seguir construyendo una Colombia nueva para nosotros y para el pueblo colombiano en general.

-         ¿Qué tiene que hacer la población civil para apoyar este proceso de paz en Colombia?

La población civil debe apoyarnos, unirse y apropiarse de los diálogos de paz, informándose bien de lo que hay en la negociación, para que nos ayude a construir este nuevo país al alcance de todos y todas.

Gráfica pie de foto.  Cesar Martínez. Foto Nelosi.