Tolima
Typography

El presidente constitucional de Bolivia, Evo Morales y la periodista argentina, Stella Calloni, han coincidido en denunciar siniestro plan invasor contra la hermana república bolivariana de Venezuela, a cargo de los Estados Unidos.

 

El plan estaría en marcha con la colaboración de gobiernos apátridas del continente, entre ellos, el colombiano, el brasileño, el argentino, el peruano, el ecuatoriano, entre otros.

Utilizando mercenarios emplearía los Estados Unidos todo el arsenal militar, los medios de comunicación y sus súbditos del continente que no tienen dignidad para hablarles al Tío Sam de tú a tú como lo hizo el comandante Hugo Chávez y ahora el gobierno constitucional que lidera Nicolás Maduro Moros.

La macabra operación estaría dirigida directamente por el comando sur de los Estados Unidos, comando que se mueve por el continente con entereza libertad gracias a la postura pusilánime de los gobiernos de estos países.

La operación invasora está contenida en un documento de 11 páginas que lleva por nombre: “Golpe maestro: Un plan para derrotar la dictadura en Venezuela”, al frente del cual estaría o está, mejor, el almirante Kurt W. Tidd, quien es el que firma este oscuro y belicista documento. Según este militar, “ha llegado la hora de invadir militarmente a este país”.

Al parecer el plan no es una sospecha, es una realidad. Roger Noriega, ex representante permanente de Estados Unidos ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), entre 2001 – 2003, escribió escuetamente en el periódico New York Time que se habían acabado las opciones para Venezuela, planteando así el derrocamiento del presidente Maduro violentamente.

En esa misma dirección también se han pronunciado el cachorro sumiso de los gringos, el secretario de la OEA, Luis Almagro y la gran oligarquía del continente.

Está en marcha el empleo del plan “Unitas Lix”, plan que consiste en el bloqueo marítimo para evitar que Venezuela exporte sus productos e importe alimentos, medicina y demás elementos propios para el pueblo venezolano. Se pretende intensificar la asfixia económica contra el pueblo patriota que ha decidido ser libre, soberano y digno. Libre de ¿Quién? Del imperialismo norteamericano y libre de la oligarquía mantuana venezolana.

Esta infeliz práctica del bloqueo marítimo la sufrió esta república sudamericana en 1902, siendo presidente Cipriano Castro. No es nada nuevo dolorosamente hay que decirlo. En esa oportunidad el pueblo venció, ahora volverá a vencer porque este pueblo bolivariano no está solo y desde Cabo de Hornos en Chile, hasta Méjico el pueblo rodeará de solidaridad a la república bolivariana de Venezuela, porque su lucha es justa, es humana, es patriótica, es revolucionaria y es internacionalista. 

Colombia: ¿Plataforma de agresión?


El problema del pueblo venezolano es también nuestro problema, la agresión de los gringos a este pueblo, también es la agresión al pueblo colombiano. No solo por su cuestión limítrofe, sería lo de menos. Es porque estos pueblos son hermanos, son hijos de Bolívar, Sucre, Girardot, etc.

Además, todo nos une: La cultura, la geografía, el viento, los mares, el firmamento, el idioma y los sueños de libertad y de justicia social. En cambio, con Estados Unidos, nada nos une, ni el idioma, ni la cultura, ni la religión, lo afirmó categóricamente el libertador Simón Bolívar.

Una supuesta presidencia de Colombia en manos del narcoparamilitar número 82, Álvaro Uribe Vélez en cuerpo de Iván Duque, sería catastrófica, por cuanto nos llevaría a utilizar el suelo colombiano para agredir a nuestros hermanos y hermanas venezolanos y venezolanas.

No es una preocupación electorera, es una terrible realidad política de consecuencias incalculables que el pueblo colombiano en su conjunto, desafortunadamente, no alcanza a dimensionar, por cuanto la guerra mediática se lo ha impedido.

Gustavo Petro, el único candidato presidencial que repudia la masacre del gobierno terrorista de Israel contra el pueblo palestino , lo dice en su cuenta de twitter



No es accidental entonces, que los gringos estén metiendo la mano con dólares para que el presidente sea Duque o Vargas Lleras. Cualquiera de los dos, le daría vía libre a esta invasión militar. Duque y Vargas Lleras, hablan español, pero piensan en inglés. Son los representantes clásicos de la oligarquía y el imperialismo norteamericano.

Solidaridad con Venezuela

Hay que actuar antes que sea demasiado tarde. El pueblo colombiano debe solidarizarse con el pueblo venezolano. Fortalecer la unidad latinoamericana. Entrelazar las banderas y los puños en un solo haz de voluntades.

La patria de Bolívar está en peligro. Los únicos y colosales enemigos son los Estados Unidos y la oligarquía mantuana. Hay que hacer pedagogía popular para contrarrestar la palabra e imagen única que muestra a diario los medios masivos de comunicación, todos puestos a favor del imperialismo. Pase la voz.

No queremos que los soldados colombianos, brasileños, peruanos, ecuatorianos, etc, vayan a matar soldados venezolanos, porque todos ellos pertenecen a la misma clase social y todos somos hermanos de una gran patria que fundó el libertador Bolívar. Por el contrario. Hay que unirnos para expulsar de América Latina a los yanquis, a los imperialistas. Queremos ser libres, soberanos y humanos, diciendo sí a la paz, sí al internacionalismo y no a la guerra, a la explotación y a la miseria. Unidos seremos invencibles. Como diría el comandante Fidel Castro: “Patria o Muerte, Venceremos”.