Tolima
Typography

Con gran despliegue mediático se ha anunciado el asesinato del comandante Rodrigo Cadete por parte del militarismo en el departamento de Caquetá de donde era oriundo, según información de prensa. El presidente de la república, Iván Duque Márquez, con satisfacción dio la primicia desde Manizales.



Durante su estadía en la zona veredal del municipio de Icononzo (Tolima), tuvimos la oportunidad de entrevistarlo y conocer su pensamiento sobre el proceso de paz. Estaba de acuerdo y miraba la iniciativa con gran expectativa. El incumplimiento del Estado y las maniobras solapadas del régimen capitalista y los agoreros de la guerra, seguramente le hicieron cambiar de opinión.

Seguramente estuvo en la incertidumbre de morir como han muerto casi un centenar de ex guerrilleros farianos en completo estado de indefensión o morir peleando como al parecer sucedió.

De todas maneras, fue un revolucionario integral que dedicó toda su vida a la causa noble de los pueblos, a la lucha revolucionaria por la construcción de un país libre y soberano al alcance de todos y todas. Un héroe. Hombres como el comandante Rodrigo Cadete, no mueren, trascienden en la conciencia del pueblo que lucha denodadamente por una segunda y definitiva independencia, ya no de España, sino de Estados Unidos.

Como homenaje póstumo reproducimos la entrevista publicada el 17 de enero de 2017: 

“La idea es llegar al poder a través de la lucha política”

Por Nelson Lombana Silva

A raíz del escándalo mediático levantado por el ex senador de la república, ex presidente del Congreso Nacional y ex presidiario también sindicado de paramilitarismo, Carlos Armando García Orjuela, afirmando que las Farc – Ep ubicada en la vereda La Fila estaría violando los protocolos, llegando al perímetro urbano del municipio de Icononzo (Tolima) junto con funcionarios del gobierno nacional a tomar licor y buscar mujeres menores de edad, la página web: www.pacocol.org se desplazó hasta el sitio de los acontecimientos para indagar con los campesinos, las autoridades y el mismo movimiento insurgente.

Este trabajo periodístico lo hicimos el pasado 14 de enero. Muy temprano estuvimos en este pintoresco municipio considerado el “Balcón del oriente del Tolima”, permaneciendo allí, prácticamente todo el día. Tuvimos la oportunidad de hablar directamente con la comunidad y con miembros del movimiento insurgente. Ni un solo campesino respaldó la algarabía del ex senador. Por el contrario. Calificaron el escándalo mediático de mentira, un verdadero embuste para tratar de hacer fracasar el proceso de paz que se viene desarrollando en Colombia con muchas expectativas.

Freddy Eduardo Amaya Morales, presidente de la junta de acción comunal de la vereda La Fila, calificó al desprestigiado ex senador de enemigo de su propio pueblo, de la paz y amigo de la guerra. “Es carroñero. Quiere que el pueblo se siga desangrando, pues al fin y al cabo la guerra para ellos es un negocio”, indicó.

Por su parte, el comandante de las Farc – Ep, Rodrigo Cadete, dijo sobre el particular: “Es una infame calumnia. Nosotros estamos claros de que estamos en un proceso y estamos cumpliendo al pie de la letra nuestra parte”. El líder guerrillero recordó el respeto que tiene el movimiento por la mujer, la que tiene los mismos deberes y derechos del hombre, según relató. “La política que tiene las Farc – agregó – en relación con la mujer, es la misma que cobija al hombre”.

Pudimos comprobar, igualmente, que el gobierno aún no ha cumplido con lo pactado en lo que tiene que ver con la adecuación del lugar para cumplirse cabalmente el proceso de dejación de armas en el tiempo determinado. Todo indicaría que en varias regiones del país el gobierno nacional viene caminando a paso de tortuga.

El comandante Rodrigo Cadete, al pronunciarse sobre este aspecto, señaló: “Estamos a la espera de que el gobierno mande la maquinaria para arreglar las vías y después de arreglar las vías, me imagino que va a llegar toda la materia prima para hacer la construcción”. Agregó: “Estamos viviendo como siempre hemos vivido en la guerrilla: Con las carpas y la dotación que la organización nos ha dado”.

A pesar de las adversidades, el dirigente fariano se mostró complacido por la solidaridad de la comunidad adyacente al sitio donde se encuentran ubicados. “En 50 días que hace que estamos aquí – dijo – cerca de 2000 personas han desfilado dándonos su apoyo, solidaridad para que el proceso siga su curso. El ambiente es de alegría y fraternidad”.

Señaló que el movimiento guerrillero tiene claro su futuro. Consciente que la concepción de la guerrilla no es la guerra, sino la paz, su principal propósito es seguir en la lucha revolucionaria con la perspectiva de la toma del poder. “La idea es llegar al poder a través de la lucha política”, subrayó.

El reportaje concedido a la página web: www.pacocol.org es el siguiente:

-          Comandante Rodrigo Cadete, ¿Cómo percibe el ambiente, el sentir de la comunidad de Icononzo con la ubicación de ustedes en esta vereda?

El ambiente es un ambiente alegre. La comunidad está muy contenta alrededor de nosotros. Se mira un ambiente muy formal, muy fraternal. De verdad es algo increíble: Muchos campesinos de la región que están alrededor de nosotros, ignoraban nuestra presencia, que nuestra actitud era distinta. Pero, hoy con el comportamiento de todos los guerrilleros que están alrededor de nosotros, la gente ha venido cambiando su imagen ya no piensa que éramos distintos a la humanidad. Han venido comprendiendo que los guerrilleros son personas iguales que cualquiera.

-          ¿Cuál cree usted que son los principales elementos que llevaron a la insurgencia a tomar la decisión de suscribir este acuerdo de paz que se aspira ser implementado en Colombia?

El camino que hoy estamos buscando todos los combatientes, especialmente la organización de las Farc con el Estado, mirando que hoy la guerra y matarnos entre colombianos no era el camino, no era lo justo. Aunque las Farc desde que nacieron siempre han tenido la esperanza de que el Estado nos abriera las puertas para nosotros expresar nuestras convicciones, nuestras luchas. Hoy, como el Estado y las Farc hemos comprendido de que continuar con la guerra es un error.

-          ¿Es decir, es hora de hacer un alto en el camino y asumir una postura distinta? ¿Cómo avizora este nuevo momento de lucha revolucionaria de la guerrilla?

La concepción de nosotros no es la guerra. La concepción de la guerrilla no es matarnos entre colombianos. Los cambios que buscamos en el proceso de llegar al poder no es matando. Consideramos que este salto que estamos dando de cambiar la guerra por la política, o los fusiles por la política, es algo grandísimo, favorable para todos. Ya van dos años o tres años que ha parado el conflicto armado y son muchos, pero muchos colombianos que al silenciar los fusiles no han sido víctimas de esta guerra.

-          Precisamente, ¿cómo se vienen preparando para este salto tan gigantesco de pasar de la vida armada a solamente a la vida política, porque de todas formas la guerrilla en sus 52 años no han dejado de hacer política?

Nos venimos preparando hace seis años. El Estado Mayor Central nos viene preparando a toda la guerrillerada y al mismo pueblo en general también. Hace seis años nos venimos preparando para continuar con la lucha política. Claro, nos ha tocado un trabajo grandísimo, porque uno que viene del monte cinco y diez años y pasar nuevamente a ser civil, nos vamos a encontrar con varios cambios, que muchas veces nosotros no conocemos. Todo eso se ha venido estudiando, nos han venido preparando en diferentes cursos y hoy podemos decir que ya estamos preparados para hacer parte de la vida civil nuevamente. Estamos preparados para dejar el uniforme y volver a la vida civil.

-          ¿Cómo percibe usted la receptividad por parte del pueblo? ¿Cómo cree usted que el pueblo ha venido asumiendo este cambio? Hay regiones que la misma comunidad le preocupa esta metamorfosis porque dice que queda abandonada e indefensa. Sin embargo, hay otro sector de la misma comunidad que apoya la iniciativa. ¿Cómo analiza este ambiente?

La masa o el pueblo debe comprender que la guerrilla duró 52 años armada, que hicimos la lucha armada y mucha gente dice hoy: Vamos a quedar sin guardia. La guerrilla va a entregar los fusiles y entonces, ¿Quién nos va a defender a nosotros los colombianos? No, la gente debe comprender que nosotros no podemos convertirnos en guardianes de los campesinos o de las veredas o de los municipios. Hoy, podemos seguir de guardia de las veredas de los municipios y de los campesinos, pero siendo guardianes políticos. Y esa guardia se logra a través de la unidad. Es la mejor defensa: La unidad. Así tenemos que defender los acuerdos y nuestra defensa personal propiamente. La unidad. Habiendo unidad hay defensa.

-          Según su criterio comandante, ¿El gobierno nacional viene cumpliendo cabalmente el acuerdo suscrito en la Habana y ratificado en el teatro Colón de Bogotá?

Bueno, nosotros debemos ser claros de que los acuerdos tienen también su tiempo y su implementación. Yo no puedo decir hoy: El gobierno está violando lo pactado, no está cumpliendo con los acuerdos. A eso hay que darle un tiempo. Creo que eso lo maneja directamente el Secretariado y el Estado Mayor Central y el gobierno. Ellos sabrán más o menos, qué pasos y cómo se deben ir logrando los acuerdos. No puedo decir: Es que el gobierno está incumpliendo. Estamos a la espera. Estamos a la espera de que el gobierno comience a cumplir para nosotros comenzar a implementar los acuerdos.

-          El acuerdo habla de 180 días para el desarrollo del proceso de la dejación de las armas. ¿Ya está corriendo este tiempo?

Bueno, están diciendo que ya se venció los 180 días. Pero, como esto es un proceso, me imagino que el gobierno va a decir: No es que hemos tenido demoras en hacer realidad los acuerdos, hemos tenido ciertas dificultades, los guerrilleros no ha podido llegar a los sitios todavía, me imagino que van a pasar los 180 días y como no se ha podido cumplir plenamente con los protocolos, los acuerdos, me imagino que van a trasladar otros dos o tres meses en los sitios donde la guerrilla está esperando para salir a desarrollar y a cumplir los acuerdos.

-          A la fecha todavía el gobierno nacional no ha hecho presencia con el material necesario para levantar el campamento. ¿Qué piensa de esto?

Nuevamente le digo: Estamos a la espera de que el gobierno mande la maquinaria para arreglar las vías y después de arreglar las vías, me imagino que va a llegar toda la materia prima para hacer la construcción. No  sé qué pasará, qué problemas habrá, porque ya era para que tuviera aquí toda la instalación. Pero, así como viene sucediendo en esta área, hay otras áreas que tampoco han llegado los materiales para construir los campamentos. Pero, ya dijo el gobierno, los delegados que hace como diez días que estos días llegaba todo el material.

-          ¿Quiere decir que hasta este momento los guerrilleros que han llegado, cercanos a los cien, están durmiendo a la intemperie?

No, estamos viviendo como siempre hemos vivido en la guerrilla: Con las carpas y la dotación que la organización nos ha dado.

-          ¿En espera que el gobierno nacional que el gobierno cumpla?

¡Ah!, sí. Estamos viviendo como siempre hemos vivido en la guerrilla, en espera de que el gobierno mande los materiales para comenzar a construir.

-           El ex senador Carlos Armando García Orjuela, lanzó una serie de ataques contra ustedes, afirmando que estarían violando los protocolos acordados yendo hasta el perímetro urbano de Icononzo con funcionarios del gobierno nacional a tomar licor y a buscar mujeres menores de edad. ¿Qué responde usted sobre el particular?

Sobre esa denuncia que hizo el ex senador podríamos decir lo siguiente: Nosotros estamos claros que esas acusaciones que hay contra nosotros es una infame calumnia, porque ningún combatiente ha cometido un delito de esa naturaleza. Segundo, ninguno se ha desplazado al perímetro urbano del municipio ni a buscar novia, ni a tomar trago y mucho menos a buscar menores, porque nosotros estamos claros de que estamos en un proceso y estamos cumpliendo al pie de la letra nuestra parte. Estamos cumpliendo.

-          Precisamente, en relación con el trato de la mujer dentro de la guerrilla. Le hago esta pregunta porque se habla insistentemente de la violación de los derechos humanos en la guerrilla de la mujer. ¿Cuál es la realidad?

Haber, la política que tiene la Farc en relación con la mujer, es la misma que cobija al hombre. Aquí, los deberes y los derechos son iguales. Aquí, no hay discriminación hacia la mujer. Aquí, se manejan unos derechos y unos derechos: Sea guerrillera o sea civil. Nosotros respetamos los valores, tanto del hombre como de la mujer.

-          ¿Y la perspectiva es seguir con esta política?

Continuaremos con esta política porque en el mundo no puede haber discriminación. En la guerrilla el hombre y la mujer, valemos iguales, valemos iguales. Conocemos en la historia que en el mundo ha habido mujeres importantísimas, han hecho muchas cosas más incluso, que los hombres. En la guerrilla los derechos son iguales. Se respetan tanto en la mujer como en el hombre.

-          Comandante, según su criterio ¿qué elementos hay que tener en cuenta para que este acuerdo se materialice en la práctica?

Sobre los seis puntos que conforman el acuerdo que se debatió, que se acordó para parar el conflicto armado. ¿Qué requisitos hay que observar para que se cumpla? Bueno, dentro del acuerdo se dijo que para que se cumpliera tenía que quedar blindado. Y me imagino que para que quede blindado tiene que la comunidad, Colombia, el mundo entero, entienda estos 52 años que ha habido de confrontación, para que de parte y parte se cumpla, el pueblo tiene que entender este proceso. Si el pueblo comprende el proceso, el paso que va a dar las Farc, se esclarece sobre los acuerdos y si todos estamos claros, vamos a lanzarnos a rodear el proceso, listo a denunciar cuál de las dos partes entra a violarlo. Al fin y al cabo el gran fiscal del acuerdo es el pueblo. Es el que tiene que juzgar si se está violando o no se está violando.

-          Uno de los principales enemigos del proceso de paz ha sido sin lugar a dudas los medios masivos de comunicación. No sé qué percepción tenga usted sobre esto, comandante Rodrigo Cadete.

Haber, hablar sobre los medios masivos de comunicación hoy: Usted sabe que los medios de comunicación son los que manejan toda la información: Buena y mala. Sí, los medios de comunicación juegan un papel muy importantísimos, pero en este proceso sí, a veces se saltan, hablan demasiado; los medios de comunicación hablan, hablan demasiado, tratan de voltear la verdad.

-          ¿Cómo aspirar a que haya paz en Colombia cuando el paramilitarismo sigue vivo y el ministro de defensa lo niega y dice que eso ya se acabó?

Cuando hablamos de paz, no es solamente silenciar los fusiles. Es el comienzo de una paz. Hablar de paz quiere decir que haiga tranquilidad, bienestar, que se le resuelva las necesidades, las pequeñas y grandes necesidades a los colombianos. Que haiga tranquilidad y paz con justicia social. Ahí es donde se logra la paz. Si hay paramilitarismo, las convivir o no sé qué más bandas que haiga aquí al margen del Estado, pero lo claro y real es que si hay paramilitarismo no habrá paz. Es el primer que el Estado, todos los colombianos tenemos que comenzar a cambiar la concepción de guerra. Para que haiga paz, todos tenemos que cambiar la concepción. Esa concepción de guerra, mientras no se cambie esta concepción de una parte o de la otra, no habrá paz. Bueno, ¿Si hay paramilitares, hay paz? No, porque los paramilitares van es a desestabilizar siempre la paz. Sí, en Colombia sí hay paramilitares, existe el paramilitarismo en ciertos departamentos o municipios existen los paramilitares. Hace como unos cuatro o cinco días, el secretariado sacó un comunicado denunciando en ciertos departamentos con nombres concretos, de unidades concretas, nombres de los comandantes, en qué veredas, en qué municipios están. Entonces, por el momento sí hay paramilitares en Colombia.

-          Comandante, ¿Ustedes ya tienen claro que va a pasar una vez se cumplan los 180 días? ¿Cada uno coge para su casita o qué va a pasar?

Sí, nosotros estamos claros de que los 180 días. Bueno, que vamos a desalojar el lugar, que para dónde nos vamos a ir. Todo es un plan. Nosotros tenemos que esperar las orientaciones de los organismos superiores. Estamos dispuestos una vez pasen esos 180 días a determinar lo que toca que hacer. Ellos nos irán a decir: córrase para acá, quédense aquí. Nosotros tenemos claro la película. Cumplido los 180 días, quedamos en manos del Partido.

-          Ustedes ya vienen dando puntadas sobre lo que será el nuevo Partido, el nuevo rostro de las Farc – Ep. ¿Cómo caracteriza el proceso?

Sí, ya estamos claros. Estamos claros sobre el paso que vamos a dar. No es fundar un Partido, propiamente. Realmente lo que vamos a hacer es quitarnos el uniforme. Vamos a dejar los fusiles a un lado, pero continuaremos con el mismo Partido. El Partido que siempre nos ha enseñado desde que ingresamos a la guerrilla militamos en ese Partido. Ahorita nos quitamos el fusil y el uniforme y continuaremos con el mismo Partido.

-          ¿Con cuál Partido?

Pues el Partido aquí internamente lo llamamos: Partido Comunista. ¿Qué es el Partido Comunista? No estoy diciendo que sea el Partido Comunista “legal”, bueno legal es un decir, pero aquí dentro de las Farc, manejamos científicamente el Partido Comunista.

-          Es decir, el plan estratégico de las Farc – Ep sigue intacto: La toma del poder con el pueblo y para el pueblo. ¿Estoy errado?

Claro, nosotros seguimos en la lucha y la idea, claro, es llegar al poder.

-          ¿Ya no por la vía de las armas, sino por la vía electoral, la vía política?

Sí, esa es la idea. La idea es llegar al poder a través de la lucha política.

-          ¿Cuántos años usted en la lucha armada comandante Rodrigo Cadete?

Yo llevo poquitos años en la guerrilla. Llevo más de 30 años.

-          ¿Qué le han enseñado esos 30 años de lucha armada, comandante?

Yo llegué muy joven a la guerrilla y se puede decir que la guerrilla es la madre mía. Claro, aunque sé que tengo a mi mamá. Pero, uno quiere la guerrilla como si fuera la mamá, la familia. Me ha enseñado mucho, me ha educado mucho. De verdad, yo llegué aquí muy joven y analfabeta y digo yo que uno tiene la guerrilla, las Farc como si fuera la madre de uno, los padres de uno. Me ha enseñado mucho.

-          ¿Muy joven son cuántos años?

Como de catorce años.

-          ¿Por qué ingresó?

Llegué a la guerrilla porque me gustó. Ingresé a la guerrilla porque me gustó sobre todo su actitud, los observé a los guerrilleros y me llamó la atención la actitud de ellos como eran de formales, la sencillez, cómo se desplazaban en el municipio, en la vereda. Y exactamente ingresé porque me llamó la atención sobre cómo los guerrilleros llegaban y se portaban con los campesinos y cómo los atendían. Además, cómo los campesinos les brindaban la mano tan formal. Eso me llamó la atención y eso me condujo a la guerrilla.

-          ¿Muchos sustos?

Como todo. Uno en la guerrilla tiene tranquilidad y también raticos amargos. Claro, por ratos a uno le da miedo, claro, sí. Nos da susto, porque a veces la situación se complica. Claro, en la guerrilla siempre pasé varios susticos. Varios sustos.

-          ¿Muchos bombardeos?

Muchos. La Confrontación armada en sí. Muchos aviones pasando por encima de nosotros, cerca las bombas. Eso genera miedo, bueno cierto temor a perder la vida. Aunque dicho sea la verdad en el calor de combate realmente a uno no le da miedo, se preocupa por la suerte del colectivo y por salir avante.

-          ¿Ha sido usted herido en algún combate?

Sí en algunas ocasiones he sido herido.

-          Pero, a pesar de la adversidad que es la guerra, nunca ha perdida la moral revolucionaria. ¿Verdad?

Nunca. Eso es lo que le debo a las Farc. Eso es lo que le debo a las Farc: Me enseñaron a querer y a amar a un pueblo y cuando se dice amar y querer a un pueblo, las Farc me enseñó a ser una persona humilde y a sentir las necesidades del pueblo sin conocerlo muchas veces y así no sean mis familiares, pero siento la necesidad de luchar por todos los colombianos.

-          ¿Cómo se imagina los primeros días usted sin armas, es decir, de civil?

¿Cómo me imagino? Me imagino como un colombiano normal, como siempre lo he sido. Me sentiré bien y como un colombiano normal.

-          ¿Con ganas de seguir luchando en otro escenario y en otras condiciones históricas?

Sí un colombiano normal con ganas de seguir luchando hasta donde nos alcance las fuerzas.