Tolima
Typography

Un organismo celular de la ciudad de Ibagué (Tolima) del Partido Comunista Colombiano, estudió el artículo sobre el padre Camilo Torres Restrepo publicado por el semanario VOZ La verdad del pueblo, en la edición número 2967 que se encuentra en circulación.



La conclusión final es que el pensamiento del sacerdote se encuentra vigente y se hace necesario volver a leer sus ideas para robustecer la lucha ideológica y política en Colombia. Insistir en lo que nos une es de singular valor en momentos en que el imperialismo desesperadamente lanza una ofensiva contra procesos democráticos y revolucionarios que se vienen desarrollando en este continente, no solo contra la hermana república bolivariana de Venezuela, sino contra Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, etc.

En segundo lugar, nos invita a replantear la metodología para llegarle a las masas, teniendo en cuenta que más del 90 por ciento del pueblo colombiano es crédulo, supersticioso y todavía el índice de analfabetismo político resulta bastante elevado. Su propuesta, no es dividir el país nacional entre creyentes y no creyentes, sino entre partidarios de la vida y los partidarios de la muerte, siguiendo el espíritu de la Teología de la Liberación o Iglesia de la Liberación.

Según su criterio la discusión álgida con el pueblo no es si el alma es mortal o inmortal, el problema es abordar el tema del hambre que sí es mortal, lo mismo la falta de educación, salud, techo, tierra para los campesinos e indígenas, etc.

“Aportó a la unidad de la izquierda y del pueblo humilde que como nosotros no tiene voz en Colombia”, dijo el dirigente sindical y de derechos humanos, Gilberto Salinas Novoa. Agregó: “El pueblo aún no ha entendido su pensamiento”.

Por su parte, el veterano comunista Raúl Rojas González, dijo que “el pensamiento de Camilo Torres es de cambio y de lucha en favor de las masas mil veces vilipendiadas y mil veces engañadas. Nos enseñó en la práctica que los sacerdotes pueden contribuir al proceso revolucionario y de echo lo están haciendo muchos en contra de las jerarquías que sí están con la clase dominante”.

Subrayó: “Del padre Camilo Torres hay mucho que aprender, sobre todo, la forma de llegarle a las masas. Fue partidario de la combinación de todas las formas de lucha, método que sigue vigente. De igual manera, hay que rescatar la propuesta de la alianza obrero – campesina, por cuanto es un proceso viable para la toma del poder en Colombia”.

El dirigente sindical Gilberto Sierra Machado, sostuvo que “el legado y el mensaje del Padre Camilo Torres es de unidad alrededor de los puntos de convergencia, iniciativa que cobra en la actualidad singular valor cuando se tiene claro que en Colombia no se puede hablar correctamente de izquierda sino de izquierdas”.

Enfatizó: “El mensaje de creyentes en Dios y no creyentes es de importancia para llegar a las comunidades. Hay que saber manejar el tema religioso. Lo importante es la unidad para luchar contra el enemigo común: La oligarquía”.

La camarada Lily Ipuz Medina, destacó: “Creo que el Padre Camilo Torres y el comandante Ernesto Che Guevara tuvieron los mismos ideales revolucionarios, siendo uno religioso y el otro materialista. Es más: Ambos tenían solvencia económica, pero decidieron conscientemente colocarse al servicio de los intereses de los más humildes de Colombia y del continente. Enseñaron con el ejemplo y con el sacrifico. Ambos fueron víctimas de la burguesía y del imperialismo norteamericano. Nos corresponde a nosotros seguir en la lucha por la toma del poder y seguir persistiendo en la unidad”.

Ruth Nieto Martínez, secretaria general del Partido Comunista, Local Ibagué: “Los curas usan el púlpito para adoctrinar a los creyentes, Camilo Torres Restrepo lo utilizó para orientar al pueblo y desarrollar la teología de la liberación colocándose siempre al lado de los más humildes. Fue un sacerdote consciente que tomó la decisión de cambiar el Cristo por el fusil. Tomó el mismo camino revolucionario que había tomado Ernesto Che Guevara. Hay muchos curas mártires y otros que siguen en la lucha por la paz y la justicia social”.

La vida y obra del religioso sigue brillando sin mancha en el amplio firmamento de Colombia y de América. Es un mártir que hay reivindicar en estos momentos en que la lucha de clases se exacerba y toma importantes dimensiones en América y en distintas regiones del mundo. El padre Camilo Torres Restrepo vive.