Tolima
Typography

Entrevista con José Ramiro García Balbuena.- ¿El miembro de la Corporación de Escritores del Tolima (Corpoestol), José Ramiro García Balbuena, fue condecorado por la Asamblea Departamental del Tolima, recientemente, reconociendo de esta manera el esfuerzo del escritor por las letras y sobre todo, las tradiciones aborígenes.



García Balbuena a través de sus obras ha venido reflejando la idiosincrasia del indígena Pijao, en un esfuerzo porque el ancestro y la tradición no se pierdan, ante la hojarasca vacía de contenido de la cultura extranjerizante e imperialista que se nos ha venido imponiendo desde Estados Unidos.

Es un escritor prolífero. Hasta la presente ha escrito once libros, de los cuales ha publicado nueve, algunos de estos han sido premiados. Con sus cinco hijos tiene una fundación literaria llamada plan de vida, desde donde ha librado duras batallas por la cultura y el bello arte de la literatura. La asamblea lo condecoró con la medalla “Martín Pomala”, en ceremonia solemne.

Para el escritor perteneciente a Corpoestol, el apoyo del gobierno regional y municipal ha sido escaso, prácticamente nulo. La ayuda es marginal y no corresponde con la importancia de la actividad y los proyectos que hace rato viene patinando. Sin embargo, no se da por vencido y sigue batallando, porque considera que nuestros rasgos ancestrales no se pueden perder por la furia desmedida y vacua de la cultura homogenizante proveniente de las grandes multinacionales y transnacionales, especialmente estadounidenses.

La página web: www.pacocol.org que apoya decididamente la cultura, la literatura y la historia, conversó brevemente con el escritor. La entrevista es la siguiente:      

-         Presidente fundación literaria plan de vida: Por estos días fue condecorado por la Asamblea Departamental del Tolima. ¿En qué consistió esta condecoración?

Cada año la Asamblea Departamental hace un reconocimiento a los mejores del año que se han destacado en distintas áreas del conocimiento, que han hecho alguna labor importante en beneficio de la comunidad.

-         ¿Por qué fue condecorado usted?

La asamblea me escogió gracias a la postulación de algún personaje que ha visto el trabajo que he venido realizando en la cultura autóctona, sobre todo con las comunidades indígenas, logrando hacer un trabajo literario escribiendo hasta ahora nueve obras y algunas de estas obras han ganado premios del orden nacional.

Incluso, dos de mis libros: La Abuela Raquelina y el Saber de mis abuelos cocina tradicional y artesanía, fueron escogidas por la universidad de Tulane en la pasada feria del Libro, como las mejores investigaciones de Latinoamérica. Estas son exhibidas en esa universidad. Para el Tolima es un honor que entre más de 170 obras, las dos mías fueran seleccionadas.

También el trabajo literario con la Abuela Raquelina, que cuenta la historia del pueblo Pijao. Narra sus usos, las costumbres, la medicina tradicional, parte de la lengua Pijao que ya desapareció se encuentra en esta obra y fue ganadora del premio “Colombia Emprende” del ministerio de cultura. Entre 6734 proyectos logramos que esta fuera la ganadora y fuera publicada por el ministerio de cultura. Recibimos tres reconocimientos del ministerio de cultura por estos trabajos, tanto del ministerio como de Colciencias. Fue un trabajado bien grandioso. Qué bueno que la gente conozca este trabajo.

La asamblea departamental debido a esto me tuvo en cuenta y me entregaron la medalla “Martín Pomala”, gracias a la postulación del diputado Jairo Forero, a quien le agradezco, porque yo no estoy enmarcado en ningún partido político, ni tengo preferencia por nadie porque la cultura no tiene color político. Yo trabajo por todo el departamento, por toda la comunidad en general.

-         ¿La fundación literaria plan de vida en qué consiste?

La fundación literaria plan de vida es una empresa que nace hace poco, pero llevamos un trabajo desde hace tiempo. Hemos venido apoyando a los escritores tolimenses vendiendo sus obras en el exterior, impulsándolas en las ferias de libros, donde he tenido la oportunidad de estar por lo menos en diez ferias, conociendo bien como es la dinámica.

Eso ha servido para hacer buenos contactos. Incluso, mandar las obras de algunos escritores para universidades de Estados Unidos, donde las están haciendo un estudio minucioso. ¿Qué ha pasado con la fundación? La fundación está conformada con mis cinco hijos, los que son artistas plásticos, manejan lo que son la escultura, la pintura y artesanías.

Ellos fueron ganadores en el departamento de Huila. El último premio que se ganaron fue la realización de unos murales para el municipio de San Agustín (Huila), donde se presentaron varios postulantes y de los seis que se presentaron que fueron ganadores, pues actualmente solo ellos han entregado las obras encomendadas, los demás están quedados.

El hijo mayor, el año pasado, hizo un proyecto con el ministerio de cultura, la gobernación y los cumpleaños de Pitalito, proyecto que permitió enseñar a más de cien niños y jóvenes del campo a pintar. Se hizo una exposición muy bonita. La gente del campo tiene mucho material de donde sacar. Nosotros tenemos un paisaje muy hermoso, la fauna. Eso da para que los muchachos tengan de dónde escoger.

El gobernador del Huila, le gustó mucho la exposición y la trajo a Neiva. Allí, llegó el embajador de Noruega, le gustó la exposición y está invitado a esta nación. Él ya estuvo en Méjico mostrando su trabajo.

Lo triste es que en el departamento de Tolima, no hemos encontrado mucho apoyo. Ha tocado emigrar a otros sitios. El hijo menor se ha ganado tres concursos nacionales; a los nueve años se ganó el concurso de talentos de la universidad del Tolima, se ganó un concurso con el instituto Bellas Artes de Antioquia, a los 17 años se ganó un concurso en el sur de Colombia, de arte religioso. Hay bastante material en el Tolima para exponer. Con ese objetivo creamos la fundación.

-         ¿Cómo comenzó usted a transitar el mundo mágico de la literatura?

Desde hace muchos años escribo. Mi primera participación fue cuando estaba haciendo quinto bachillerato en liceo nacional José Joaquín Casas de Chiquinquirá. Allá se realizaba concursos de poesía que organizaba un señor de Ortega (Tolima). Tuve la oportunidad de participar quedando entre los cinco primeros. Eso me animó a seguir escribiendo. Sigo escribiendo.

-         ¿Cuántos libros ha escrito?

He escrito once, pero publicado solamente nueve. Están a la venta. Agradezco las críticas que me puedan hacer porque eso es lo que lo hace a uno crecer. Sigo escribiendo. Estamos escribiendo y apoyando a otras personas que también quieren escribir.

-         La pregunta de rigor: ¿Cuál es el respaldo de las autoridades regionales y locales a los artistas y cultoras en general, nacidos en el departamento de Tolima?

Es muy difícil decirlo. De pronto encuentra apoyo individual o indirecto, como es la feria del libro que le den el espacio en el stand para uno ofrecer sus obras. Pero, directamente ha sido nulo. Incluso, un proyecto que hice con el ministerio de cultura, ganador de tres reconocimientos, que se llama: El Saber de mis Abuelos Cocina tradicional y Artesanías, ha sido escogido por muchas personas como una investigación muy buena, incluso dicho por la universidad de Tulane. He tocado muchas puertas: La gobernación, la dirección de cultura departamental, municipal. Lo presenté al concurso estímulos de la alcaldía. Fue el único proyecto que se presentó en asunto de patrimonio cultural y no ganó, siendo el único que se presentó. La publicación vale $20 millones de pesos. Esa obra se lo merece.