Tolima
Typography

La comunidad del Cañón del Combeima, a la altura de la vereda La Vega, bloqueó ayer la única vía de acceso a este cañón durante cerca de tres horas, protestando por la carencia del agua para sus cultivos, el ganado y el consumo humano. Los manifestantes mantuvieron el bloqueo hasta que hizo presencia la administración municipal en cabeza del secretario de gobierno, quien expresó desde un principio su voluntad de diálogo y el rechazo a toda acción coercitiva.



“Creemos siempre desde la administración que la conversación es la principal herramienta para poder solucionar las situaciones que se presenten. Estamos en una mesa de trabajo. No permitimos que la coerción sea la herramienta para comenzar a hacer las cosas, las mesas siempre han sido los espacios de construcción conjunta y esa es la forma en que nos articulamos. Esperemos los resultados de la mesa”, comenzó diciendo.  

“Ustedes dijeron que la condición para levantar el bloqueo era la presencia del gobierno municipal. Aquí está presente. Yo soy el secretario de gobierno”, dijo el funcionario. Los campesinos cumplieron. Levantaron el bloqueo y se sentaron a conversar.

La página web: www.pacocol.org preguntó a los campesinos sobre el origen de la protesta. Luis Albeiro Mora, dijo: “La protesta es porque esta comunidad hace cuatro meses le quitaron el agua a 38 familias de la vereda la Meseta – Cay y la vereda La María. El señor alcalde y el señor del IBAL vinieron y nos engañaron y les quitaron el agua, nos han quitado el mínimo vital del agua. Hay niños, amas de casa. Ellos están reclamando lo justo”.

Humberto Carrillo, señaló: “Nos quitaron el agua hace tres meses y estamos secos y tenemos hijos, tenemos cultivos y no tenemos agua ni para darle de beber a una gallina. Estamos en la mala y nos tienen olvidado. El cuento es que se había roto un tubo y por eso cerraron la bocatoma y nos dejaron secos”.

“Nos tienen olvidados, nos tienen vuelto mierda, el ganado se está muriendo de sed y no tenemos ni para bañarnos”, agregó Julio Aguirre. Subrayó: “Es para llevársela para Ibagué y después viene el alcalde a lamberlo para que le de el voto y uno como es guevón pues cae en eso. Nosotros necesitamos el agua urgentemente”.

Un campesino, que pidió que no se revelara su identidad, dijo que “esta comunidad venía tomando el agua ilegalmente, pues rompía el tubo y de allí tomaba el líquido sin cancelar un centavo. El mandatario corrigió la falla colocando tubos acerados y ofreció el líquido requerido pero teniendo que cancelar. Y como esta comunidad no estaba acostumbrada a pagar, por eso la reacción”, anotó.

Al cierre de esta nota se discutía una solución plausible y salomónica entre esta comunidad y el gobierno municipal. Se desconoce el acuerdo final.